Aniversario luctuoso de Valentín Gómez Farías

Aquel que suprimió la Universidad Pontificia de México y creó en su lugar la Dirección General de Instrucción Pública para el Distrito y Territorios de la Federación; consignó varias propiedades de la iglesia que sirvieron para crear nuevos organismos como el Establecimiento de Ciencias Médicas (hoy la Facultad de Medicina); una biblioteca nacional; el Establecimiento de Bellas Artes que debía ocuparse de museos e institutos y otras acciones, fueron algunos de los legados más importantes de Valentín Gómez Farías, de quien hoy se recuerda al cumplirse 163 años de su fallecimiento.

Nacido en la ciudad de México un 14 de febrero de 1781, fue un médico y político mexicano que se desempeñó como Presidente de México y repitió el cargo en cinco ocasiones.

Entre sus palmares se encuentra el ser la única persona en la historia de México que ha participado en la elaboración de dos constituciones federales. En 1868 fue declarado ‘Benemérito de la Patria’ y sus restos trasladados a la Rotonda de las Personas Ilustres años después. También es igualmente conocido como el ‘Patriarca de la Democracia’ y el ‘Patriarca de la Reforma’.

En Matamoros, Tamaulipas, dos calles llevan su nombre, además de la Gran Logia de Tamaulipas del Rito Nacional Mexicano ostenta el nombre del libre pensador en la colonia Bancaria.

Disposiciones, de orientación liberal, como la secularización de todas las misiones de la República; y la puesta en subasta de los bienes que detentaban los misioneros de San Camilo, cerró el Colegio de Santa María de Todos los Santos y la Real y Pontificia Universidad de México; además, de juzgar a los organizadores del asesinato de Vicente Guerrero, la mayoría de ellos ministros de Anastasio Bustamante indignaron al clero, los conservadores y los militares, quienes exigieron el regreso de Santa Anna (en ese momento se había retirado de la Presidencia, afirmando que estaba enfermo) y este, mediante una asonada, provocó la disolución del Congreso y exilió al vicepresidente, además de derogar sus leyes.

Tal vez por sus acciones al fallecer el 5 de julio de 1858 la Iglesia le negó sepultura y el cuerpo de Gómez Farías tuvo que ser enterrado en la huerta de la casa de su hija en Mixcoac. En Matamoros, Tamaulipas, dos calles llevan su nombre, además de la Gran Logia de Tamaulipas del Rito Nacional Mexicano ostenta el nombre del libre pensador en la colonia Bancaria.