116 años del ‘amante desesperado’ Pablo Neruda, el poeta del amor

Un día como ayer 12 de julio, pero de 1904, nació Neftalí Ricardo Reyes Basoalto, mejor conocido como Pablo Neruda, uno de los poetas más importantes de la literatura latinoamericana y que su fama y letras alcanzan niveles a nivel mundial.

En 1971, Neruda ganó el Premio Nobel de Literatura tras haber vivido la Guerra Civil Española, como parte de su carrera como diplomático, encabezó el proyecto Winnipeg en el que gestionó la migración de 2 mil refugiados españoles hacia su natal Chile por los estragos de la batalla.

Aunque escribió su primer libro de poemas, ‘Crepusculario’, en 1917, no fue hasta 1924, cuando, Veinte poemas de amor y una canción desesperada lo consagrarán como ‘El poeta del amor’, debido a su corriente modernista de tendencia transformadora y vanguardista para la época, lo cual lo puso en el centro de la discusión latinoamericana.

De pequeño, Pablo siempre tuvo aires humanistas, y fue gracias a su formación en Pedagogía en el idioma francés para 1921.

En 1927, comenzó su larga carrera diplomática siendo cónsul en Birmania, desde donde se desarrolla un notable epistolario con el escritor argentino Héctor Eandi. Luego fue cónsul en Sri Lanka, Singapur, Buenos Aires donde conoció a Federico García Lorca, Barcelona donde conoció a Rafael Alberti y Madrid. Pregonó su concepción poética de entonces, la que llamó ‘poesía impura’, y experimentó el poderoso y liberador influjo del surrealismo.

En su carrera como embajador tuvo muchos aciertos.

“Neruda nos devolvía a lo nuestro, nos arrancaba de la vaga teoría de las amadas y las musas europeas para echarnos en los brazos a una mujer inmediata y tangible, para enseñarnos que un amor de poeta latinoamericano podía darse y escribirse hic et nunc, con las simples palabras del día, con los olores de nuestras calles, con la simplicidad del que descubre la belleza sin el asentimiento de los grandes heliotropos y la divina proporción”

Julio Cortázar, autor de Rayuela, sobre Neruda.

Pablo Neruda ingresó al Partido Comunista de Chile en 1939, con lo que sus escritos tomaron un carácter más político. Dicha experiencia le valdría ser líder moral de la causa latinoamericana con obras como Canto General.

La poesía de Pablo Neruda daría un vuelco hacia la simplicidad y adquirió una gran intensidad lírica y un tono general de serenidad a su regreso a Santiago de Chile. La obra central de esa época fue Odas elementales, escrita entre 1954 y 1957.

Aspirante a la presidencia de Chile

El 30 de septiembre es designado candidato a la Presidencia de la República por el Partido Comunista de Chile. En esta calidad, realiza una singular campaña política, que consiste en recorrer ciudades y pueblos, conversar con la gente y leerles su poesía.

Pablo Neruda durante su campaña política.

En enero de 1970 renuncia a su candidatura presidencial, en beneficio del candidato único de la Unidad Popular, el Dr. Salvador Allende.

Posteriormente publica sus libros ‘Fin de mundo’, ‘Aún’ y ‘Sumario’. En Italia se edita ‘La Copa de Sangre’. En mayo es designado miembro de la Academia Chilena de la Lengua.

Posterior a su renuncia a la candidatura, el poeta se suma a quienes festejan y apoyan al Dr. Salvador Allende en su condición de único representante de la Unidad Popular para la Campaña Presidencial de 1970.

Allende y Neruda, fotografía icónica del momento del apoyo al Dr. Allende.

El Nobel

La Academia Sueca consideró candidato al Premio Nobel de Literatura a Neruda en 1963, cuando fue parte de una lista junto con el británico-estadounidense W. H. Auden, el irlandés Samuel Beckett,​ el japonés Yukio Mishima, el danés Aksel Sandemose y el griego Giorgos Seferis. Luego, formó la terna final junto con Auden y Seferis, a quien finalmente le fue concedido.​

Ocho años después, el 21 de octubre de 1971, Neruda fue galardonado con el Nobel y viajó a Estocolmo a recibirlo el 10 de diciembre. En sus Memorias, el poeta recuerda: «El anciano monarca nos daba la mano a cada uno; nos entregaba el diploma, la medalla y el cheque.

“Se dice que el rey estuvo más tiempo conmigo que con los otros laureados, que me apretó la mano con evidente simpatía. Tal vez haya sido una reminiscencia de la antigua gentileza palaciega hacia los juglares”, detalló Neruda.

El escritor de cien años de soledad, Gabriel García Márquez se refirió a él como el más grande poeta del siglo XX en cualquier idioma.

Su muerte

Su última aparición en público fue el 5 de diciembre de 1972, donde el pueblo chileno realizó un homenaje al poeta en el Estadio Nacional.

En febrero de 1973, por razones de salud, renuncia a su cargo de embajador en Francia.

Después del golpe militar del 11 de septiembre su salud se agrava y el 19 es trasladado de urgencia desde su casa de Isla Negra a Santiago, donde muere debido a un cáncer de próstata el 23 a las 22.30 en la Clínica Santa María. En 2011 un artículo recogió declaraciones de Manuel Araya Osorio, asistente del poeta desde noviembre de 1972 hasta su muerte, quien aseguraba que Neruda habría sido asesinado en la clínica tras aplicársele una inyección letal. Aunque la información fue desmentida por la Fundación Pablo Neruda, el Partido Comunista solicitó, el 6 de diciembre, la exhumación de los restos del Nobel de Literatura, para verificar si fue envenenado.

La casa de Neruda en Santiago fue saqueada después del golpe encabezado por el general Augusto Pinochet y sus libros, incendiados.

El funeral del poeta fue realizado en el Cementerio General. Al mismo acudieron los miembros de la directiva del Partido Comunista, a pesar de estar perseguidos por el régimen.

Aunque los asistentes estaban rodeados de soldados armados de ametralladoras, se escuchaban desafiantes gritos de homenaje a él y a Salvador Allende, junto a la entonación de La Internacional.

Después del funeral, muchos de los asistentes que no pudieron huir acabaron engrosando las listas de desaparecidos por la dictadura.

Las dudas sobre la causa de la muerte de Neruda persistían debido a que, según se informó en mayo de 2015, especialistas españoles habían encontrado en los restos del poeta el estafilococo dorado, una bacteria ajena a los tratamientos del cáncer y que, cuando es alterada, resulta altamente tóxica y puede acelerar la muerte de una persona.

Dos laboratorios, uno en Canadá y otro en Dinamarca, iniciaron en febrero de 2016 una serie de peritajes para tratar de determinar si hubo o no alteración del estafilococo.

Frases inolvidables

“Para que nada nos separe que nada nos una”

“Amo tus pies porque anduvieron sobre la tierra y sobre el viento y sobre el agua, hasta que me encontraron”

“Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera”

“Es tan corto el amor y tan largo el olvido”

“Me gustas cuando callas porque estás como ausente y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca. Parece que los ojos se te hubieran volado y parece que un beso te cerrara la boca”