El sacerdote y músico que nos legó Las Cuatro Estaciones

A 279 años del fallecimiento de Antonio Lucio Vivaldi quien fuera un compositor, violinista, profesor y sacerdote italiano del siglo XVIII nacido el 4 de marzo de 1678.

Sobre los orígenes de su familia se sabe muy poco. Su abuelo, Agostino, era un panadero de Brescia; casado con Margherita, con quien tuvo varios hijos. ​ Uno de ellos fue Giovanni Battista, familiarmente llamado Gianbattista, que nació en 1656 y fue el padre del compositor. Margherita, tras morir su esposo, fue a Venecia con sus hijos y Gianbattista empezó a destacar como violinista. En junio de 1676, a los veinte años de edad, contrajo matrimonio con Camilla Calicchio. El músico Gianbattista Vivaldi, apodado Rosso (‘Rojo’) y registrado en algunos documentos como Giovanni Battista Rossi, fue miembro fundador del Sovvegno de’ musicisti di Santa Cecilia, organización profesional de músicos venecianos; asimismo fue violinista en la orquesta de la basílica de San Marcos y en la del Teatro San Giovanni Grisostomo.​ Existe una ópera titulada La Fedeltà sfortunata de 1689 compuesta por un Giovanni Battista Rossi —el nombre con el que el padre de Vivaldi se había unido a la Sovvegno di Santa Cecilia.

El gusto por la música a nuestro personaje le llegó de parte de la influencia de su padre, el violinista Giovanni Battista.

El gusto por la música a nuestro personaje le llegó de parte de la influencia de su padre, el violinista Giovanni Battista -mejor conocido como Gianbattista- quien le enseñó a Antonio a tocar el violín y luego recorrió Venecia tocándolo con su hijo. Probablemente aprendió a tocar el instrumento a una edad temprana, dado el amplio conocimiento musical que había adquirido a la edad de veinticuatro años, cuando comenzó a trabajar en el Ospedale della Pietà.

Con 25 años y 10 años de estudio, fue ordenado sacerdote, aunque nunca llegaría a ejercer con regularidad sus obligaciones religiosas debido a su delicado estado de salud (se cree que padecía de asma o angina de pecho), aunque esta patología nunca le separó de su verdadera pasión: la música, pero si le representó problemas con sus superiores quienes le reclamaban la poca aplicación que imponía a sus obligaciones eclesiásticas.

Ese mismo año, en 1704, comenzó a trabajar como profesor de música en el Ospedale della Pietá, un conservatorio de niñas huérfanas. Allí compaginó durante más de 35 años sus labores docentes y empresariales con la composición de la mayoría de sus obras musicales, entre las que destaca: ‘Las cuatro estaciones’.

En 1715, presentó Nerone fatto Cesare (RV 724, ahora perdida), con música de diferentes compositores dirigidos por él. La ópera contenía once arias y fue un éxito. En la última temporada, Vivaldi planeó representar Arsilda, regina di Ponto (RV 700), una ópera compuesta completamente por él, pero el censor de la ciudad bloqueó la representación. El personaje principal, Arsilda, se enamoraba de otra mujer, Lisea, que se hace pasar por un hombre. Al año siguiente, Vivaldi consiguió que el censor aceptara la representación de la ópera y fue un rotundo éxito.

Trabajó como profesor de música en el Ospedale della Pietá, un conservatorio de niñas huérfanas.

En este periodo, el Ospedalle le encargó varias obras litúrgicas. Las más importantes fueron dos oratorios. Moyses Deus Pharaonis, (RV 643) se perdió. El segundo, Juditha Triumphans (RV 644), celebraba la victoria de la República de Venecia contra el Imperio otomano y la captura de la isla de Corfú. Compuesta en 1716, es una de sus obras sacras más destacadas. Las once partes cantadas fueron interpretadas por chicas del Ospedalle, tanto los papeles masculinos como los femeninos. Muchas de las arias incluyen partes de instrumentos solistas —flautas dulces, oboes, violas de amor y mandolinas— que muestran el talento que tenían las chicas. También en 1716, Vivaldi escribió y produjo dos óperas más, L’incoronazione di Dario (RV 719) y La costanza trionfante degl’amori e degl’odii (RV 706). La última fue tan popular que se representó dos años después, reeditada y con nuevo título, Artabano re dei Parti (RV 701, ahora perdida). También se escenificó en Praga en 1732. En los años siguientes, Vivaldi escribió varias óperas que fueron representadas por toda Italia.

Como muchos compositores contemporáneos, en los últimos años de su vida Vivaldi pasó dificultades económicas. Sus composiciones ya no tenían tanta estima como antes en Venecia, ya que habían cambiado rápidamente los gustos musicales y eran consideradas pasadas de moda. En respuesta, Vivaldi optó por vender un número considerable de sus manuscritos a precios ínfimos para financiar su desplazamiento a Viena. La razón de su marcha de la ciudad no está clara, pero parece probable que, después del éxito de su encuentro con el emperador Carlos VI, deseara conseguir el puesto como compositor en la corte imperial. En su viaje a Viena, Vivaldi pudo haberse detenido en Graz para visitar a Anna Girò.

Como muchos compositores contemporáneos, en los últimos años de su vida Vivaldi pasó dificultades económicas.

Sus últimos años los pasó respondiendo encargos de la nobleza y realeza europea. Finalmente acabaría falleciendo en Viena por una infección el 28 de julio de 1741 a los 63 años de edad.

Con información de Wikipedia.