Matamoros en 1835

Hacía tan solo que en el año de 1823 el ahora Ex-Emperador Agustín de Iturbide había decretado la apertura y habilitación de un Puerto en la otrora Congregación del Refugio y no falto mucho para que el comercio extranjero comenzará a establecer sus giros y la pequeña aldea a prosperar.

Periódico ‘El Mercurio’ publicado en Matamoros en 1835, el Ayuntamiento protesta ante el gobierno del Estado por la clausura del Puerto.

Así mismo la instauración de una Aduana Nacional y los impuestos que esta cobraba comenzaron a llenar las arcas municipales, personas de todos los rincones del país llegaron con sus tendajos, panaderías, zapaterías, herrerías, etc., la llegada de la Ladrillera Nacional hizo que se comenzarán a construir edificios públicos y privados de este material, dejando atrás las primitivas construcciones de adobe, palos, carrizos y techumbre de palmito.

Sello de la Aduana Nacional de la entonces Congregación del Refugio, 1825.

Se trazaron de una manera más ordenada las calles y se les dio nomenclatura, diversas compañías comerciales se instauraron como tiendas de ultramarinos donde se ofrecían mercancías importadas y todo tipo de géneros, desde harina traída de Puebla hasta algodón de Nueva Orleans. Tanto fue el crecimiento de la Villa de Matamoros que muy pronto fue decretada como ciudad, ya que en ese año tenía una población de 14,000 habitantes, lo que la convertía en la primera población del Estado de Tamaulipas.

Las obras más notables que estaban en curso era el Canal de hecho al Río Bravo para evitar las inundaciones a la ciudad y la conclusión del que es hoy el Palacio Municipal, en total el valor de las fincas urbanas del antiguo centro de la ciudad ascendía a la fabulosa cantidad de 2 millones de pesos.

Así mismo la Aduana Marítima recaudaba de impuestos a las mercancías que pasaban por la ciudad a razón de un millón de pesos al año, lo cual hacía que Matamoros fuera uno de los principales aportadores de recursos económicos a la erario federal el cual estaba muy necesitado de fondos por todas las atribulaciones que siguieron a la caída de la primera República Federal.

Rompiendo los roles de género de la época Miss Susana O´Docharty abrió una escuela para niñas con materias avanzadísimas, 1836.

Así mismo se abrieron escuelas particulares donde se enseñaba álgebra y trigonometría dirigida por la maestra Susana O´Docharty, el Doctor de la Ferrier había instalado su botica y el servicio de: ‘baños de vapor sulfúrico’, tanto era el movimiento de extranjeros que llegaban a realizar sus negocios por muchos días en que ‘Miss’ Elisa Proctor abrió el ‘City Hotel’, lo cual pone a Matamoros como una de las primeras (si no es que la primera) ciudades en el Estado de Tamaulipas en tener un establecimiento de Hotelería.

The City Hotel, atendido por Miss Elisa Proctor, 1836

Aunado a esto, las pequeñas fondas ya no se daban abasto en atender a todos los comensales que llegaban a pedir el servicio por lo cual Don Julio Merle abrió un Restaurante al estilo ‘París’ en la Plaza Hidalgo, como antecedente y haciendo referencia al estilo del restaurante ‘parisino’ es que en el año de 1765 el mesonero Boulanger abrió un establecimiento que tenía un letrero escrito en latín que rezaba de esta manera: “Venid a mi, hombres de estomago cansado, que yo os lo restauraré”, inicialmente solo se vendía caldos y sopas de cordero y res, pero al aumentar la clientela, se amplió el menú, pues bien, en Matamoros para este año ya tenía un restaurante y así mismo nuestra ciudad también tendría el honor de ser la primera en el Estado en contar con este tipo de establecimientos, desafortunadamente desconocemos el tipo de platillos que se vendían en este restaurante de la Plaza Hidalgo, no obstante es de suponer que era comida típica de la región.

Café y Restaurador de Don Julio Merle al estilo parisino, 1836

En el ámbito militar Matamoros con su Comandancia General, la Guardia Nacional y las divisiones de infantería y artillería permanentes acuarteladas en la ciudad así como el sistema defensivo de la misma hacían de Matamoros el principal baluarte defensivo en contra de las incursiones indígenas y sirvió como base para tratar de someter la rebelión de los colonos anglosajones en Texas que surgiría un año después.

Mapa de Matamoros hecho por el científico Suizo Jean-Louis Berlandier en 1839, destacando los tipos de construcciones, sus garitas y la Casamata aun en construcción.

Es por todo lo anterior que nos podemos imaginar como era de agitada y cosmopolita la vida en nuestra ciudad y la importancia que tenía y sigue teniendo como pionera en muchos aspectos culturales, educativos y comerciales a nivela estatal y nacional.

Nota: El sello que aparece en la parte superior de este artículo data de 1880 y solo es para efectos ilustrativos, Matamoros recibiría los tres títulos de: “Leal, Invicta y Heroica”, hasta 1851 y 1852 respectivamente.

Fuentes: AHM/Hemeroteca Histórica/Caja No. 1/Expediente No. 5/El Mercurio, 20 de agosto de 1835.

AHM/Hemeroteca Histórica/Caja No. 1/Expediente No. 7/El Mercurio, 11 de marzo de 1836.

AHM/Archivo General/Caja No. 3/Expediente No. 53/Contra Don Juan Longoria por Contrabando, 1825.

AHM/Actas de Cabildo/Caja No. 7/Expediente No. 5/Libro de Actas para el año de 1880/Foja 1

Mapa de Matamoros en el año de 1839 recuperado de: https://quod.lib.umich.edu/w/wcl1ic/x-822/WCL000916?lastkey=wcl1ic_su;lastpage=browse;lastvalue=ce;size=50;start=1;subview=detail;view=entry