150 años de Maria Montessori, la educadora que revolucionó la educación

“La primera idea que el niño debe adquirir es la de la diferencia entre el bien y el mal”

Maria Montessori

Maria Montessori nació un día como hoy, 31 de agosto, pero de 1870 en Chiaravalle, provincia de Ancona, Italia, en el seno de una familia burguesa católica. Fue educadora, científica, médica, psiquiatra, filósofa, psicóloga, devota católica, feminista, y humanista.

Estudió ingeniería a los 14 años, luego estudió biología y por último fue aceptada en la Facultad de Medicina de la Universidad de Roma ‘La Sapienza’. A pesar de que su padre se opuso al principio, se graduó en 1896 como la primera mujer médico en Italia. Fue miembro de la Clínica Psiquiátrica Universitaria de Roma. Más tarde, estudió antropología y obtuvo un doctorado en filosofía, época en la que asistió a uno de los primeros cursos de psicología experimental. Es contemporánea de Freud y desarrolló su propia clasificación de enfermedades mentales.

A pesar de que su padre se opuso al principio, se graduó en 1896 como la primera mujer médico en Italia.

Entre 1898 y 1900 trabajó con niños considerados perturbados mentalmente. Se dio cuenta de que estos niños tenían potencialidades que, aunque estaban disminuidas, podían ser desarrolladas y que eran dignos de una vida mejor sin representar una carga para la sociedad. Aquí decide dedicarse a los niños el resto de su vida. Observó a los niños de una institución para niños ‘ineducables’ jugando con las migajas de la comida, porque no había ningún objeto más en el cuarto. Vio que no se las comían, sino que las manipulaban y se dio cuenta de que lo que les hacía falta eran objetos para manipular, que el ser humano tiene necesidad de actividad, de realidad, de cultivar su inteligencia y personalidad.

Montessori descubre los trabajos de dos médicos franceses Jean Itard (1774- 1838) ‘padre’ de la nueva pedagogía, que establece la importancia de la observación en los niños y entiende que a los niños no se les puede imponer nada; creó ejercicios y materiales para ayudar al niño a desarrollar sus facultades; estudió al niño salvaje de Aveyron) y a Eduardo Séguin (1812- 1880) (buscaba las causas de las deficiencias mentales, desarrolló material especial partiendo de la intuición de que cualquier cosa que llega a la mente pasa por los sentidos, y éstos, con el uso adecuado de ciertos materiales, se pueden refinar y desarrollar para que el niño se ayude a sí mismo: autoeducación, autodesarrollo). Séguin creía que la deficiencia mental era un problema en la captación de la información de los sentidos por la mente. Demostró que el uso de estos materiales no era suficiente, sino que era necesaria la convicción de que el niño deficiente puede ser ayudado. Al morir Séguin, su labor quedó abandonada.

Comenzó a trabajar en la ‘Casa di Bambini’ en 1906 en Roma donde empieza a aplicar los fundamentos de Itard y Séguin.

Más tarde, conoce los trabajos de Johann Heinrich Pestalozzi (1746- 1827), un pedagogo suizo. Pestalozzi hacía énfasis en la preparación del maestro, que primero debe lograr un cambio en su persona y debe tener amor a su trabajo. También debe haber amor entre el niño y el maestro.

Entre sus escritos destacan El método Montessori (1912) y Desarrollo del método Montessori (1917). También en 1912, Alexander Graham Bell y su hija la invitaron a América y abrieron la primera casa de los niños en Estados Unidos posteriormente siguieron inaugurando escuelas y se creó la American Montessori Association que encabezaron el mismo Bell y Margaret Wilson, hija del presidente Woodrow Wilson.

Esta institución educativa fue reconocida por el método Montessori para la educación preescolar, presentado en Roma en el año 1907. Esta escuela preescolar para los niños fue un éxito y le permitió la apertura de otras escuelas Montessori.

María Montessori tuvo un hijo con Giuseppe Montesano, compañero en la escuela Ortofrénica. Su hijo, Mario, probablemente nació en 1898 o 1901. El niño fue criado por una nodriza en Roma y María lo visitaba de vez en cuando, sin decirle que ella era su madre. En 1913, en una de estas visitas, Mario le dijo que sabía que era su progenitora y también, que quería irse a vivir con ella, a lo que María no se opuso. En 1914 se trasladó a España, donde permaneció hasta el final de la I Guerra Mundial.

criado por una nodriza en Roma, María Montessori tuvo un hijo con Giuseppe Montesano, Mario, quien probablemente nació en 1898 o 1901. María lo visitaba de vez en cuando, sin decirle que ella era su madre.

Ella viajó a diferentes países, entre ellos India, para difundir su sistema educativo. Maria Montessori fue en la India desde 1939 a 1946.

Aunque el régimen de Musollini la distinguió miembro honorario, acusó públicamente al fascismo de “formar a la juventud según sus moldes brutales” y al convertirlos en “pequeños soldados”. Sus opiniones causaron tanta molestia en el régimen gobernante que a la doctora no le quedó otra alternativa que exiliarse. Abandonó Italia en 1933 al ser clausuradas sus escuelas y fue a Barcelona, donde estuvo viviendo un tiempo y luego se estableció en Holanda con su esposo y su hijo. Regresó a Italia en 1947 para ayudar a la reorganización de escuelas y reanudar las clases en la Universidad de Roma.

En 1949 se estableció definitivamente en Ámsterdam, y ese año publicó su libro The Absorbent Mind. En 1950 fue nombrada Doctora Honoris Causa por la Universidad de Ámsterdam. En tres oportunidades fue nombrada para el Premio Nobel (1949, 1950 y 1951).

María Montessori falleció de una hemorragia cerebral el 6 de mayo de 1952, en Noordwijk, Holanda, próxima a cumplir los 82 años.

María Montessori renovó la enseñanza desarrollando un particular método, conocido como método Montessori, que se aplicaría inicialmente en escuelas primarias italianas y más tarde en todo el mundo.

María Montessori renovó la enseñanza desarrollando un particular método, conocido como método Montessori, que se aplicaría inicialmente en escuelas primarias italianas y más tarde en todo el mundo. Dirigido especialmente a niños en la etapa preescolar, se basaba en el fomento de la iniciativa y capacidad de respuesta del niño a través del uso de un material didáctico especialmente diseñado. El método proponía una gran diversificación del trabajo y la máxima libertad posible, de modo que el niño aprendiera en gran medida por sí mismo y al ritmo de sus propios descubrimientos.

PRINCIPIOS BÁSICOS DEL MÉTODO

La mente absorbente de los niños: La mente de los niños posee una capacidad maravillosa y única, tiene la capacidad de adquirir conocimientos absorbiendo. Lo aprenden todo inconscientemente, pasando poco a poco del inconsciente a la conciencia. Se les compara con una esponja, con la diferencia que la esponja tiene una capacidad de absorción limitada, mientras que la mente del niño es infinita.

Los períodos sensibles: Se refiere a los períodos en los cuales los niños pueden adquirir una habilidad con mucha facilidad. Se trata de sensibilidades que permiten a los niños ponerse en relación con el mundo externo de un modo excepcional, estos momentos son pasajeros y se limitan a la adquisición de un determinado conocimiento.

El ambiente preparado: Se refiere a un ambiente que se ha organizado cuidadosamente para el niño, diseñado para fomentar un mejor aprendizaje y crecimiento. En él se desarrollan los aspectos sociales, emocionales e intelectuales y responden a las necesidades de orden y seguridad. El diseño de estos ambientes se basa en los principios de belleza y orden. Son espacios luminosos y cálidos, que incluyen lenguaje, plantas, arte, música y libros. Un ejemplo de esto son los escenarios.

El Rol del Adulto: El rol del adulto en la Filosofía Montessori es guiar al niño, darle a conocer un ambiente bueno y cómodo. Ser un observador, estar en continuo aprendizaje y desarrollo personal. El verdadero educador está al servicio del educando y debe de cultivar en él la humildad, la responsabilidad y el amor.

El rol del adulto en la Filosofía Montessori es ser un observador, estar en continuo aprendizaje y desarrollo personal.

Los niños de esta generación están siendo criados con un mayor nivel de conciencia, los adultos tienen mayor interés en el desarrollo espiritual y emocional de los niños, cada vez son más los estudios acerca de la inteligencia emocional, que coadyuva a la aplicación del método educativo Montessori.

LA IMPORTANCIA DE LOS MATERIALES DIDÁCTICOS

María Montessori elaboró un material didáctico específico que constituye el eje fundamental para el desarrollo e implantación de su método.

No es un simple pasatiempo, ni una sencilla frente de información, es más que eso, es material didáctico para enseñar. Están ideados a fin de captar la curiosidad del niño, guiarlo por el deseo de aprender. Para conseguir esta meta han de presentarse agrupados, según su función, de acuerdo con las necesidades innatas de cada alumno.

Estos materiales didácticos pueden ser utilizados individualmente o en grupos para participar en la narración de cuentos, conversaciones, discusiones, esfuerzos de trabajo cooperativo, canto, juegos al aire libre y actividades lúdicas libres. De esta forma asegura la comunicación, el intercambio de ideas, el aprendizaje de la cultura, la ética y la moral.

En general todos los materiales didácticos poseen un grado más o menos elaborado de los cuatro valores: funcional, experimental, de estructuración y de relación.

Otra característica es que casi todo el equipo es autocorrectivo, de manera que ninguna tarea puede completarse incorrectamente sin que el niño se dé cuenta de ello por sí mismo. Una tarea realizada incorrectamente encontrará espacios vacíos o piezas que le sobren.

El niño realiza cosas por sí mismo, los dispositivos simples, y observa las cosas que crecen (plantas, animales), abren su mente a la ciencia. Los colores, la pintura, papeles de diferentes texturas, objetos multiformes y las figuras geométricas de tres dimensiones las incitan a la expresión creativa.

LOS MATERIALES SENSORIALES ESTÁN AGRUPADOS POR CADA SENTIDO

El gusto y el olfato. Las plantas y los perfumes proporcionan la gama de los olores. Aquí el material está constituido naturalmente por productos culinarios, con el complemento de una serie de botes con sustancias olorosas, otra serie idéntica ha de ser clasificada por comparación, de manera que se pueda asegurar el reconocimiento exacto de los olores.

El tacto. Tiene en cuenta el material Montessori el sentido táctil, en todas sus formas (tablillas y rugosidades), así como el sentido térmico (botellas con agua a diferentes temperaturas), la percepción de las formas, etc.

La vista. Percepción diferencial de las dimensiones, colores, volúmenes y formas.

El oído. Discernimiento de los sonidos con cajas metálicas, campanillas, silbatos y xilófonos.

Con información de buscabiografias.com y vidaalterna.com