¡El pez mariposa que sabía nadar!

Por: Ilse Mariela Pérez

Él era el pez mariposa, que muy triste viva entre peces de atún, ellos gozaban haciéndolo a un lado, sin embargo, él amaba nadar, mientras escuchaba los comentarios que lo lastimaban, el pez mariposa se valía de su optimismo para nadar y nadar; se reía y sonreía al ver las hermosas escamas de pez que él tenía.

Un día la corriente llevó al pez mariposa a la orilla y el agua dejo de bañar sus brillantes aletas, él se arrastró por los suelos hasta llegar a una palma que cerca esperaba, ahí desarrollo picos afilados entre sus escamas violetas, éstas le ayudaron a subir hasta la copa, miró todo aquello que había después del mar y de sus aletas con escamas y picos, le crecieron alas para volar.

Moraleja: si amas nadar déjate llevar, quizás descubras que también amaras volar.      

En memoria de un grupo que quizá recuerde los chinos/melena que admira su esfuerzo y dedicación.

Imágenes de Gettyimages y animalesinformales.blogspot.com