56 años del Museo Nacional de Antropología

Hoy se celebra el 56 aniversario de la inauguración del Museo Nacional de Antropología e Historia, el más emblemático de los recintos que salvaguardan el legado indígena mexicano. Se erige como símbolo de identidad y mentor de generaciones que buscan conocer sus raíces culturales. Resulta asombrosa la pericia de su construcción, su diseño innovador, su arte y su simbolismo, que le han otorgado una personalidad ampliamente reconocida alrededor del mundo.

La historia y concepción del recinto

Desde la época prehispánica, los nahuas se interesaron por las civilizaciones que les precedieron. Por ello, se acercaban a sitios arqueológicos y pirámides, realizaban excavaciones y recuperaban objetos, estatuillas o máscaras. Además, las transformaban y reutilizaban, puliéndolas, pintándolas o añadiéndoles otros elementos característicos de su propia cultura o religión.

A finales del siglo XVIII los documentos que formaban parte de la colección de Lorenzo Boturini fueron depositados, por orden del virrey de Bucareli, en la Real y Pontificia Universidad de México. Allí se albergaron también las esculturas de la Coatlicue y la Piedra del Sol, lo que inició la tradición museográfica en México.

La Piedra del Sol, uno de los objetos más emblemáticos del recinto es la colosal piedra labrada.

El 25 de agosto de 1790 fue inaugurado el primer Gabinete de Historia Natural de México, montado por el botánico José Longinos Martínez (ese gabinete ya desaparecido es nuestro Museo de Historia Natural de México) y fue en medio de este ambiente que surgió la idea que constituir una junta de antigüedades con la finalidad de proteger monumentos históricos.

A partir del siglo XIX México fue visitado por hombres ilustres de ciencia, como fue el caso del Barón Alejandro de Humbolt, quienes difundieron el valor artístico e histórico de los monumentos prehispánicos, logrando que, en 1825, por decreto del entonces presidente de la República Guadalupe Victoria, asesorado por el historiador Lucas Alamán, se fundara el Museo Nacional Mexicano como una institución autónoma. Para el año de 1865, el emperador Maximiliano de Habsburgo ordenó el traslado del Museo al edificio ubicado en la calle de Moneda 13, donde había estado la Casa de Moneda.

El recinto que alberga la historia antropológica del país ha sido un empeño de muchos gobiernos desde antes de la Independencia.

El Museo recibió entonces el nombre de Museo Nacional de Arqueología, Historia y Etnografía y fue reabierto el 9 de septiembre de 1910, en presencia del presidente Porfirio Díaz. En el año de 1924 el acervo del Museo se había incrementado hasta 52 mil objetos y se había recibido a más de 250 mil visitantes, por lo que se le concedió el derecho de voto para la adjudicación del Premio Nobel y se le consideró uno de los museos más interesantes y de mayor prestigio del mundo.

El 13 de diciembre de 1940, por decreto, se trasladaron las colecciones de historia al Castillo de Chapultepec, y el Museo cambio su nombre por el actual: Museo Nacional de Antropología.

Adolfo López Mateos durante la inauguración del recinto en 1964.

El personaje esencial que posibilitó esta obra museística fue Jaime Torres Bodet, quien desde la Secretaría de Educación Pública dio gran impulso a la educación en México; entre sus acciones figuran las: campañas de alfabetización, la creación de escuelas rurales, las normales regionales y el Plan Nacional de Museos, entre los que estaba el de Antropología (junto con el de Historia, el del Virreinato y el de Arte Moderno).

La construcción del actual Museo se inició en febrero de 1963, en el Bosque de Chapultepec. El proyecto estuvo coordinado por el arquitecto Pedro Ramírez Vázquez y asistido por los arquitectos Rafael Mijares y Jorge Campuzano. Con motivo de la inauguración del Museo Nacional de Antropología, la Secretaría de Educación Pública (SEP) encargó al compositor Carlos Chávez la creación de una pieza musical que se tituló ‘Resonancias’ y fue estrenada el mismo día de la inauguración del Museo Nacional de Antropología. La construcción del proyecto duró 19 meses y fue un día como hoy, hace 56 años, el 17 de septiembre, pero de 1964 fue inaugurado por el presidente Adolfo López Mateos, quien declaró en el evento:

“El pueblo mexicano levanta este monumento en honor de las admirables culturas que florecieron durante la era Precolombina en regiones que son, ahora, territorio de la República. Frente a los testimonios de aquellas culturas, el México de hoy rinde homenaje al México indígena en cuyo ejemplo reconoce características de su originalidad nacional.”

Adolfo López Mateos
Imagen del recorrido del presidente durante la inauguración.

Durante el sexenio de Adolfo López Mateos, Torres Bodet reunió a un equipo de personajes visionarios que tendrían la tarea de definir los conceptos rectores del nuevo museo. Se integró el Consejo Ejecutivo para la Planeación e Instalación del Nuevo Museo Nacional de Antropología, presidido por el Arq. Ignacio Marquina -en colaboración con alrededor de 40 asesores científicos- el cual comenzó a operar de manera autónoma pero coordinado con funciones propias del INAH.

Los criterios que condujeron la creación del recinto fueron:

  • Conservación, enriquecimiento, manejo y registro del patrimonio cultural mexicano desde un ámbito enteramente institucional.
  • Producción y divulgación de conocimiento científico y objetivo.
  • Enseñanza popular acerca del mundo indígena. (El nuevo museo haría más accesible a toda la población el conocimiento que por décadas estuvo reservado a las elites intelectuales del país).

El Consejo se integró por cinco equipos de trabajo que colaboraron de la mano en todo momento:

  • Equipo de asesoría antropológica, arqueológica e histórica.
  • Equipo de asesoría didáctica.
  • Equipo museográfico.
  • Equipo artístico de maquetas y dioramas.
  • Equipo arquitectónico.

El recinto brinda diversos servicios.

Además de realizar numerosas reuniones de discusión y acuerdos, los equipos también visitaron diversos museos en el extranjero, para evaluar la conveniencia de aplicar en el recinto mexicano los avances museográficos y tecnológicos observados. Una vez terminadas estas etapas, llegaría el momento de materializar el proyecto.

Para visitarlo:

Horario:

Martes a domingo

9:00 a 19:00 hrs. todo el año.

Cerrado todos los lunes del año.

TARIFAS

Entrada general $80.00 MXN

Entrada gratuita a nacionales mayores de 60 años (credencial INAPAM), menores de 13 años, personas con discapacidad, profesores y estudiantes (credencial vigente).

Domingos entrada gratuita a público nacional y extranjeros residentes en México (documento FM vigente).

VISITAS GUIADAS

Las visitas guiadas son un servicio gratuito. Se ofrecen de martes a sábado en los horarios de 10:30, 12:30, 13:30, 15:00 y 17:00 horas. Se visitan dos salas permanentes o la exposición temporal en turno.

Página web: https://mna.inah.gob.mx/

Debido a la pandemia ocasionada por el COVID- SARS COV2 – COVID 19, se ofrece un recorrido virtual el cual podrá verse en la siguiente liga: https://www.inah.gob.mx/paseos/mna/

Con información de: Instituto Nacional de Arqueología e Historia, Museo Nacional de Antropología e Historia y Wikipedia