92 años del despegue del Graf Zeppelin

El Graf Zeppelin (LZ 127) fue un gran dirigible alemán, o más específicamente, una aeronave rígida de comienzos del siglo XX. Fue la primera nave dirigible en llevar el nombre Graf Zeppelin («Conde Zepelín»), ya que la segunda sería el Graf Zeppelin LZ 130. El dirigible realizó 600 viajes sobrevolando 150 veces el Atlántico y se estableció una línea regular en 1936 de carga y correo postal con Sudamérica.

Fue nombrado en homenaje al pionero alemán de la aeronavegación Ferdinand von Zeppelin, quien alcanzó el rango de ‘Graf’ (Conde) en la nobleza alemana (según el uso alemán la partícula ‘von’ del nombre se omite cuando se emplea un título como ‘Graf’).​ Voló por primera vez un día como hoy, 18 de septiembre, pero de 1928, cumpliéndose así 92 años del primer histórico despegue de la que fue considerada la mayor aeronave de su tiempo, con una longitud total de 236,6 m y un volumen de 105.000 m³. Se propulsaba con 5 motores Maybach de 550 CV y podía transportar una carga de 60 toneladas.

El 29 de agosto de 1929, comandado por Hugo Eckener, completó su primer vuelo alrededor del mundo al aterrizar en Lakehurst, Nueva Jersey, Estados Unidos.

El 29 de agosto de 1929, comandado por Hugo Eckener, completó su primer vuelo alrededor del mundo al aterrizar en Lakehurst, Nueva Jersey, Estados Unidos. Su viaje duró 21 días, durante los cuales recorrió 34.600 km. Salió de Lakehurst, atravesando el Atlántico, hizo su primera escala en la ciudad alemana de Friedrichshafen, tras cruzar Europa, sobrevoló los Urales y atravesó Siberia hasta alcanzar Tokio donde hizo escala. Posteriormente cruzó el Pacífico rumbo a Estados Unidos, el 26 de agosto, tras 79 horas y 22 minutos de navegación, aterrizó en Los Ángeles, California. Finalmente, el 29 de agosto retornó a Lakehurst, su punto de partida.

El LZ 127 batió el récord de vuelo sin tocar tierra, estableciéndolo en 128 horas.

El vuelo polar

La nave consiguió realizar otra misión espectacular en julio de 1931, con un viaje de investigación al Ártico, un viaje que ya había sido un sueño del Conde Zeppelin veinte años antes y que no pudo cumplir debido al inicio de la Primera Guerra Mundial.

El vuelo polar había sido un sueño del Conde Zeppelin veinte años antes y que no pudo cumplir debido al inicio de la Primera Guerra Mundial.

El vuelo polar de 1931 duró cuatro días y medio, desde las 8 horas del 26 de julio hasta las 18 horas del 30. El Graf viajó unos 10.600 km, siendo el tramo más largo sin reabastecimiento de 8.600 km. La velocidad media fue de 88 km/h.

Con información de vidaalterna y Wikipedia.