“La música mexicana para teatro ha existido desde el Virreinato, lo que faltan son los registros”: Juan Arturo Brennan

“La música mexicana para teatro ha existido desde el Virreinato, lo que faltan son los registros”, señaló ayer el crítico musical Juan Arturo Brennan.

En su conferencia Música mexicana para el escenario, que ofreció en el ciclo Hablando de la Escena, transmitido por CONARTE a través de las plataformas virtuales Zoom y Facebook.

“Lamentablemente, vivimos en un país falto de memoria en general, de política, social y de manera muy importante de memoria cultural, cuando en un futuro hipotético se pudiera pensar en escribir la historia total de nuestra nación, habrá muchas lagunas, porque somos reacios en conservar la memoria de todo, de lo que somos y lo que hacemos, y en el ámbito cultural es notable y desafortunado”, expresó.

Costó mucho trabajo, dijo, encontrar lo que ofreció en cuanto a ejemplos musicales, sobre todo aquellos que tienen que ver con compositores de música para concierto que también escribieron para el teatro, pues, aun en ese ámbito, es poco lo que se ha grabado de ellos en cuanto a música para teatro.

“No dudo”, explicó, “que existan sueltas algunas grabaciones de música mexicana para teatro, pero hay otro problema, lo que sí se hace, no circula.

“Nos enfrentamos a la dificultad de encontrar ejemplos grabados de música para teatro. No estando en circulación esas puestas en escena para las que se compusieron esas músicas, no hay manera de escucharlas más que en grabaciones, y resulta que las grabaciones, o no existen o nadie se ha preocupado para recopilarlas, al menos de una manera sistemática”, indicó el notable periodista musical al ofrecer una panorámica de la música mexicana para teatro.

Silvestre Revueltas y Carlos Chávez

“Por delante de todos están Silvestre Revueltas y Carlos Chávez que compusieron un poco de música para la escena. Revueltas escribió una breve obra titulada Troca, inspirada en la serie de cuentos Troca el poderoso, del escritor Germán List Arzubide, para una puesta en escena de Gloria Campobello; también escribió para una pieza escénica interesante inspirada en narraciones infantiles titulada Renacuajo paseador, basado en un cuento de Rafael Pombo, convertido por Germán y Lola Cueto en una puesta de teatro de marionetas.

“Y Carlos Chávez, lo más importante que compuso para el teatro, fue sobre una versión del dramaturgo Jean Cocteau de la Antígona de Sófocles; compuso pequeños fragmentos musicales para esta obra”, detalló.

La Ifigenia Cruel de Alfonso Reyes

“Una adaptación que hizo Alfonso Reyes sobre Ifigenia, de Eurípides, titulada Ifigenia Cruel, la música fue realizada por el compositor regiomontano Leandro Espinosa. Lo único que se conoce es una grabación de ello y recientemente una de nuestras orquestas, no recuerdo si la puso o la programó para este año fatídico y no se pudo tocar”, manifestó Brennan.

Llama el investigador a los creadores escénicos a mirar hacia el legado mexicano de la música al momento de lanzar sus propuestas para teatro y danza e indagar en la memoria nacional.

“Esta grabación es la única que existe de esta obra y es una música muy aguerrida, muy sólida, ruda, muy moderna, me gusta bastante; la realizó la Orquesta Filarmónica de la Ciudad de México, dirigida por Eduardo Díaz Muñoz”.

En su charla, Brennan también citó a los compositores Luis Rivero, Leonardo Velázquez, y Rafael Elizondo, Federico Ibarra, entre otros, que escribieron música para teatro.

Juan Arturo Brennan (Ciudad de México) es el primer egresado del Centro de Capacitación Cinematográfica, donde estudió realización y fotografía de cine. En 1980 obtuvo un Ariel y una Diosa de Plata por su trabajo en el guion de la película El año de la peste, escrito en colaboración con Gabriel García Márquez. Es productor de radio y televisión. Escribe notas de programa para varias orquestas y festivales de México y en la actualidad es crítico musical del diario La Jornada. Ha escrito los libros Cómo acercarse a la música (1988), Gonzalo Gavira: los utensilios del ruido (2002) y Pentagrama de letras (2009).