Anecdotario Musical

El descubrimiento de un grande

Por: Juan Rodríguez Vega

El extraordinario cantante de música ranchera Miguel Aceves Mejía, platicaba, hace muchos años, que allá por el lejano 1946 cierta noche se fue a echar una ‘canita al aire’ con el no menos grande trio Tariácuri, formado por los hermanos Norberto, Egidio y Juan Mendoza, oriundos de Huetamo de Núñez, Michoacán.

Para rematar la noche llegaron a El Tenampa, lugar de reunión del mundo artístico e intelectual de aquellos años.

Miguel Aceves Mejía en su programa de radio de la XEW.

Después de haber libado un buen tiempo acercóseles un mesero que los había reconocido y les dijo: disculpen el atrevimiento, pero es que yo no soy mesero, lo hago para poder vivir, yo soy compositor y me gustaría que escucharan alguna de mis canciones.

Aceves Mejía tenía, en ese entonces, un programa de radio en XEW a las 4:30 de la tarde donde lo acompañaba el Mariachi Vargas y le pidió al mesero que fuera verlo y le escucharía alguna canción.

.

.

.

.

.

Pasaron 2 semanas y el mesero se apersonó en la W pidiendo ver a Aceves Mejía, éste acudió y a su voz le dejaron entrar.

Una vez en el estudio le pidieron tocara alguna de sus canciones y el mesero respondió, no sé tocar guitarra. Llamaron a Rubén Fuentes (uno de los grandes compositores y arreglistas en nuestro país, La Bikina es una muestra de ello), violinista del Mariachi y le pregunto el tono y que él lo acompañaría, el mesero respondió ‟nada de música se‟, ‟tú canta y te sigo‟. Y el mesero comenzó a cantar…

Me cansé de rogarle
me cansé de decirle
que yo sin ella
de pena muero…

Lo demás, es historia conocida…