Ladrilleras Puertas Verdes: El otro auge de Matamoros Tamaulipas

Por: Alfonso Delgado Díaz

Todos los matamorenses, sabemos que nuestra ciudad tuvo un auge algodonero en la mitad del Siglo XX, mismo que entró en decadencia en 1960 hasta que fue sustituido por el trigo en 1970. Muchos matamorenses desconocen que en Matamoros existió un periodo de bonanza económica entre 1950 y 1980, generado por una serie de producción de ladrillos elaborados a mano, en aquellas ‘ladrilleras’, identificada en el libro del antropólogo y profesor de Texas, quien en su libro Mexican Brick Culture in the Building of Texas, 1800s-1980s, identifica esto como la cultura mexicana del ladrillo.

A mediados del siglo XX, la actual colonia Guillermo Guajardo era una zona poca poblada, y pertenecía al Sector de Puertas Verdes, dicho lugar formaba parte de la periferia de Matamoros en esa época, y había varias ladrilleras llamadas ‘Puertas Verdes’ distribuidas en las actuales colonias Guillermo Guajardo, Nuevo Progreso, Los Pinos, México Agrario y Fracc. Arboledas. Lamentablemente se desconocen datos aproximados sobre las ladrilleras Puertas Verdes, y eso se debe a la ausencia de un documento histórico en donde diga la fecha exacta de las ladrilleras. La información que presento fue recabada gracias a testimonios de residentes actuales de Matamoros, que son hijos, nietos, sobrinos o amigos de los empleados de las Ladrilleras.

Ladrilleros trabajando en Puertas Verdes (Circa 1965) Fotografía de Joel Moreno/ Mi Matamoros Antiguo (2019).

Las viviendas, fueron absorbidas por la urbanización, y formaban parte de las ladrilleras del siglo XX denominadas ‘Ladrilleras Puertas Verdes’. Muchas de ellas han sido cubiertas por basura y tierra. Estas ladrilleras eran pozos profundos, donde los trabajadores extraían la arcilla o barro, para la fabricación del adobe. Ladrilleras abundaban muchas, pero viviendas eran una minoría en el Ejido Puertas Verdes. Cerca de las ladrilleras estaba la Salinera Boladeña, y durante un periodo, había un Basurero a espaldas del IMSS (Instituto Mexicano del Seguro Social) de la Avenida Lauro Villar. Puertas Verdes tiene sus orígenes desde 1950.

La fecha aproximada sobre la existencia de ‘Puertas Verdes’, la sabemos gracias a un empleado del Archivo Histórico de Matamoros, el Lic. Omar Gracia Cuellar, mencionando que el Sector Puertas Verdes, fue poblado mucho después que la zona centro, que tiene las edificaciones más antiguas de Matamoros del siglo XIX, y principios del XX. Con esto ya dicho, llegamos a la conclusión de que las ladrilleras ‘Puertas Verdes’ no tienen la misma antigüedad que el Fuerte Casamata, la Casa Cross o alguna otra edificación, tomando en cuenta también la resistencia que tienen los ladrillos de la Casa Ladrillera, a comparación con otras construcciones del siglo XIX. De hecho, en la parte trasera de la Casa Ladrillera, existen paredes de ladrillos semidestruidas, y algunos adobes enterrados.

La Casa Ladrillera, vivienda construida en 1960, es una de las más antiguas de la actual Col. Guillermo Guajardo, y es, un ejemplar de construcción elaborada por los ladrilleros (Fotografía de Alfonso Delgado Díaz, 2015).

El auge de ‘Puertas Verdes’, empezó desde 1950 y terminó en 1980. Durante los 30 años del auge ladrillero, existió una época de bonanza gracias a ese material. Matamoros, junto a Nuevo Laredo, Reynosa y otras ciudades fronterizas de México, se convirtieron en exportadoras de ladrillo: los ladrillos que elaboraban en Puertas Verdes, eran enviados al Ejido El Ranchito o los hornos del actual Sendero Nacional, donde lo cocían con esos hornos, y después los exportaban a ciudades de Texas, como San Antonio, Houston y otras zonas del suroeste texano. En aquellas ciudades se construyeron paredes, viviendas, edificios y otras construcciones con el ladrillo mexicano. Con esto, Puertas Verdes se convirtió en un sector de importancia para Estados Unidos, al igual que otras ladrilleras del siglo XIX como la Municipal y Nacional.

La llegada del block de cemento a Matamoros en 1948, provocó que el uso del ladrillo disminuyera un poco. A partir de 1960, el block de cemento comenzó a tener mayor importancia en la ciudad, excepto en la periferia de Matamoros donde el uso del ladrillo era frecuente.

Los dueños de las ladrilleras eran una familia originaria de Tlaxcala, que iban en unos tráileres que decían: ’En la Defensa Tlaxcalteca’. Eran los hermanos Padilla (Felipe, Darío y Crisóforo), los cuales eran propietarios del Ejido el Ranchito, rumbo a la carretera a la Playa Bagdad. Había también en las Ladrilleras agentes aduanales, empresarios ladrilleros, albañiles, contratistas, capataces y transportistas con más de 200 tráileres.

Ladrillo de barro extraído de la Col. Guillermo Guajardo. Nótese que contiene la palabra marcada México en medio, y era un sello nacional para que sean identificados en su exportación a Estados Unidos. (Fotografía de Alfonso Delgado Díaz 2018) (Circa 1950).

Los Padilla eran hermanos afianzados y con influencia en Matamoros en los 60s y 70s, llegando a ser propietarios del Ejido el Ranchito por la carretera a la Playa Bagdad.

Algunos ladrillos, que fueron extraídos de las ladrilleras, tienen grabada la palabra ‘México’ esto como un sello nacional, tras ser exportados a Estados Unidos. También llegaron a trabajar estadounidenses en las ladrilleras.

Hornos ladrilleros de 1960, cerca de la Estación Rosita, en el Sendero Nacional, donde eran quemados los ladrillos elaborados en las ladrilleras de Matamoros. Como dato curioso, Matamoros junto a C.D. Victoria son las primeras ciudades de Tamaulipas, en emplear hornos ladrilleros, evolucionando la arquitectura norestesnse de antaño. (Fotografía de Alfonso Delgado Díaz, 2020).

Quienes poblaron el Ejido de Puertas Verdes, eran familias lejanas: eran procedentes de diferentes estados de la República Mexicana como Aguascalientes, Jalisco y sobretodo San Luis Potosí. En las ladrilleras no cualquier persona ingresaba a trabajar, ya que era un empleo muy pesado, no obstante, dejaba muy buenas ganancias. Los ladrilleros no tenían un sueldo fijo, generalmente los Padilla les pagaban cierta cantidad dependiendo de la producción.

Referencias bibliográficas:

Entrevista a Doña Rafaela Gómez Basurto;

Entrevista a Prof. Andrés F. Cuellar;

Entrevista a Don Balín;

Entrevista a Lic. Omar Gracia Cuellar;

Entrevista a el Dr. Octavio Herrera Pérez

Entrevista a el Lic. Martin Rodríguez Arellano.

Entrevista a Alfonso Delgado Gómez

Entrevista a residentes de las Colonias Guillermo Guajardo, Progreso, Arboledas, Pinos, Mexico Agrario y Popular: David Gaitan, Joel Moreno

A Preliminary Cartpgraphic  Reference for the Centro Histórico de H. Matamoros, Tamaulipas,

Mexican Brick Culture in Building of Texas, 1800s-1980s, Scott Cook, 2000

https://m.facebook.com/groups/254754222358106?view=permalink&id=382783879555139