Hablan becarios de sus creaciones durante la pandemia

Los becarios del Centro de Escritores de Nuevo León sostuvieron una charla virtual para hablar de sus proyectos de libro y sobre su trabajo de escritura en medio del confinamiento por la pandemia del COVID-19.

Los jóvenes escritores Martha Penélope Montes González, Francia Melissa Perales Muñoz, Alma Aurora Vigil Gallegos, Ingrid Bringas Martínez, y David Alejandro Colorado Cabello participaron en la charla Confinamiento y Creación Literaria, organizada por el CONARTE a través de la Casa de la Cultura de Nuevo León, en el marco de las actividades de la FIL Monterrey. El evento fue transmitido a través de Facebook Live.

Integrantes de la generación del Centro de Escritores de Nuevo León participan en charla en el marco de las actividades de la Feria Internacional del Libro de Monterrey, este año, realizadas en línea.

La generación 2020 del Centro de Escritores de Nuevo León de CONARTE, bajo la coordinación del escritor Julián Herbert arrancó en abril con sesiones de trabajo vía remota, dada la contingencia sanitaria por la pandemia del COVID-19.

El Centro de Escritores de Nuevo León es un programa emblemático del Consejo para la Cultura y las Artes de Nuevo León en el área de literatura. Con tres décadas de existencia, busca estimular y fomentar el desarrollo de la creación literaria en el estado de Nuevo León. Estas son sus palabras:

Confinamiento y Creación Literaria fue el título de la charla en la que, los becarios, guiados por el escritor Julián Herbert, expusieron sus trabajos realizados en el contexto del COVID-19.

Martha Penélope Montes González

Ensayo literario

Proyecto: Todo viene de Texas

“Soy becaria virtual. Hemos estado casi todo este tiempo trabajando en el Centro de Escritores de Nuevo León en la virtualidad y ha estado muy relacionado el tema del confinamiento.

Hemos estado cada quien en su casa escribiendo y revisamos nuestros textos en una serie de sesiones en conjunto para poder avanzar con los proyectos.

“Para mí fue una sorpresa el haber sido elegida como becaria, ha sido un trabajo en medio de esta pandemia; siempre quise escribir de manera más formal, tuve una formación en arquitectura, pero siempre tuve la inquietud de escribir y dedicarme de manera más profesional a la literatura; fue justo con esta idea y partiendo de un material que ya tenía por allí listo.

“Mi proyecto es un ensayo que reflexiona acerca de la relación que tenemos con algunos objetos y técnicas análogas, que ya están en desuso, por ejemplo, las cartas, los cuadernos, lo manuscrito, y parte de dos objetos en específico: uno es un cuaderno de mi bisabuela y el otro es un carteo con una amiga de la adolescencia durante alrededor de 10 años, porque ella emigró a San Antonio, y mi bisabuela vivía en un convento en Nuevo México.

“La idea es desarrollar un ensayo ficcional sobre estos sujetos y la manera que me relaciono con ellos, y partir de estas naturalidades, la forma en que yo puedo conversar o acercarme a estas dos mujeres, que han formado parte de mi vida”.

Francia Perales

Poesía

Proyecto: La efímera poesía del cuerpo en movimiento

“Fue toda una experiencia esta cuestión en la que todo fue virtual. Yo pensé que iba a ser muy fácil, por el hecho de trabajar en la computadora, pero conforme fue pasando el proceso, se me fue dificultado bastante por la cuestión del aislamiento, del encerramiento. En mi caso personal las formas en que escribo, mis procesos creativos tienen que ver mucho con mi vida diaria y también funciona para despejar las ideas.

“Y en este caso, la primera mitad de la beca fue virtual todo el tiempo. Me la pasaba pensando en el proceso creativo de mis textos, y hubo un momento que me sentí en una prisión, sentía que mi trabajo no estaba yendo para ningún rumbo. Mi trabajo es poesía y lo estoy abordado desde la danza contemporánea. Tengo un interés particular en esta disciplina desde hace varios años, en la que he tenido la posibilidad de tomar talleres y cursos o estar en el escenario, esto me ha permitido querer generar otro lenguaje de la danza contemporánea o poder entenderlo de otra forma, que es la poesía.

“Y lo que yo quería abordar era la forma del movimiento del cuerpo, la investigación del cuerpo en movimiento a través de la danza, también tomando de referencia a algunas pioneras de la danza moderna como Martha Graham, Isidora Duncan o Pina Bausch.

“En cuanto inició el alisamiento no podía verme con otras personas, esto me llevó a darle otra dirección al proyecto. Buscaba entender el movimiento de otra manera, que no solo es el movimiento a través de la danza, sino el movimiento como persona viva; lo que no se mueve no tiene vida, está muerto”, expresó.

Alma Vigil

Narrativa

Proyecto: El canto de las mofetas albinas

“Yo tengo una formación de periodismo, desde hace 15 años. Siempre estuve muy clavada con las estructuras del periodismo. Siempre decía que la realidad supera la ficción, pero el año pasado empecé a escribir ficción, gracias a que me inscribí a un taller de narrativa. Y la verdad es que me gustó mucho escribir ficción, entonces pensé que le pudiera dar por allí. Se pueden conectar las dos cosas: la realidad y la ficción.

“Decidí aplicar para una beca del Centro de Escritores de Nuevo León sin saber realmente en qué consistía y para mí fue una sorpresa, fue fabuloso tener estas reuniones para conocer y trabajar con los procesos de literatura.

“Mi proyecto se llama El canto de las mofetas albinas. Es un conjunto de cuentos y relatos cortos, que llevan un toque femenino, de hecho, todos los personajes son femeninos, también tiene un toque de comedia, porque creo que no ha sido tan abordada. La comedia puede ser una forma de hacer crítica social. Todo esto mezclado con cultura pop; es una onda medio desmadrosa”, expuso.

Ingrid Bringas Martínez

Poesía

Proyecto: Frontera Cuir

“Soy poeta. En el Centro de Escritores de Nuevo León estoy desarrollado un proyecto titulado Frontera Cuir, que habla de las disidencias sexuales, básicamente de la comunidad LGBTTTIQ + migrantes.

“Cuando propuse este proyecto no creí que fuera seleccionado. Aunque ya tenía la estructura de lo que quería desarrollar. Ya tenía una idea que traía desde uno o dos años atrás.

“Ha sido muy interesante. Los becarios del Centro de Escritores de Nuevo León me parece que somos una generación especial, porque nos toca la pandemia y que parte del proceso ha sido virtual. No nos conocíamos. Era una relación a distancia, muy extraña, incluso a Julián no lo conocía, además me parece interesante que cuatro de los autores somos mujeres y uno es un chico, me parece que se está volviendo la mirada a lo que estamos creando las mujeres dentro de la literatura estatal.

“Entonces fue muy interesante el desarrollo del proyecto. La idea que tenía tal vez era pequeña, porque parecería que iba a abordar de las disidencias sexuales chicanas de los que viven en Estados Unidos y que tienen esa combinación del Espanglish, y de los migrantes.

“Pero con los cometarios de los compañeros y con Julián, se fueron expandiendo las ideas en el proyecto, no solo en su estructura, sino también en el lenguaje. Empecé a investigar de las experiencias, con entrevistas con amigos sudamericanos que han tenido esa relación un poco cercana con el activismo o experiencias mismas.

“Fui haciendo esa enciclopedia de la investigación; tenía que empezar a conocer cómo funcionaba esta situación de los migrantes, es una situación especial que se tiene olvidada. Se habla mucho de los migrantes, pero no se habla de estos grupos de la comunidad LGBTTTIQ, que migran a Estados Unidos para una vida mejor. Hay una discriminación no solo por ser migrantes, y sudamericanos, sino también por ser una persona de la comunidad LGBTTTIQ”, apuntó.

David Alejandro Colorado Cabello

Dramaturgia

Proyecto: La Muerte de Francisco Stalin

“Estoy muy contento de trabajar con mis compañeros, que son escritores maravillosos y que me han aportado con sus comentarios sobre mi obra; escuchar sus puntos de vista y ver sus proyectos ha sido muy enriquecedor y la guía de Julián es maravillosa, es un escritor de oficio, que maneja y se mueve en los distintos formatos de escritura, es genial.

“La dramaturgia es sangre y lodo, esa forma de escritura yo la veo menos ligada a leyes de la literatura, obedece a estas leyes, pero también busca incidir en las leyes que gobiernan la escena, entonces tiene una relación tormentosa, una estira y afloja con los formatos literarios.

“Y, sin embargo, necesita mucho de la literatura. Yo aprendí escribí dramaturgia a partir de la escena y de mi experiencia como actor y director, fue como me acerqué al proceso de la escritura. Como también estudié sociología, el análisis y la reflexión de los fenómenos culturales, artísticos y sociales también me habían dado una serie de herramientas de trabajo, pero no en el rigor más vinculado con la literatura y formar parte del Centro de Escritores de Nuevo León lo ha permitido.

“La Muerte de Francisco Stalin, es un texto dramático ficcional inspirado en el asesinato de Paco Stanley. La idea es experimentar con varios géneros literarios, transitar de la narración al diálogo y la poesía. Pero también busco integrar el análisis político, el panfleto y la partitura corporal”, señaló.

La sesión se puede ver en el enlace haciendo click aquí.