Planck y la Teoría Cuántica

Por: Juan Rodríguez Vega, Lic. FF. MM.

Max Planck nació el 23 de abril de 1858 en la ciudad de Kiel, en una familia de trayectoria académica, sus antepasados habían enseñado teología en la Universidad de Gottinger.

Desde niño mostró un gran interés y talento por la música y tocaba tanto el piano como el órgano y el cello.

Cuando a Max Planck le llegó el momento de decidir qué estudiar en la universidad, el entonces adolescente dudaba entre física u otras disciplinas. Consultó a un profesor de física, quien le respondió que en esa disciplina “lo esencial ya estaba descubierto” y le recomendó que se dedicara a otra área de estudio. El joven señaló que no le interesaba hacer nuevos descubrimientos sino comprender los fundamentos, y optó por la física.

Su tesis de doctorado, que presentó con 21 años, se tituló “Sobre el segundo principio de la termodinámica”.

El científico fue más tarde profesor de física en la Universidad de Múnich, cargo que ejerció luego en las universidades de Berlín y Kiel.

En 1900, Planck descubrió la constante fundamental que lleva su nombre, que es utilizada para calcular la energía de un fotón.

El físico descubrió que la radiación no es emitida ni absorbida en forma continua, sino en pequeñas cantidades a las que denominó cuantos.

.

.

.

.

.

Poco después descubrió la ley de la radiación electromagnética emitida por un cuerpo a cierta temperatura, denominada ley de Planck, que sentó una de las bases de la mecánica cuántica.

El trabajo del físico alemán, que fue verificado posteriormente por otros científicos, permitió el nacimiento de un campo totalmente nuevo en la física.

A pesar de cierta resistencia inicial, Albert Einstein y luego muchos otros científicos adoptaron las ideas de Planck para explicar que las ondas de luz se comportan también como una corriente de partículas, y que los electrones son simultáneamente partículas y ondas.

Planck fue galardonado en 1918 con el Premio Nobel de Física “por su papel en el avance de la física debido al descubrimiento de la teoría cuántica”.

Max Planck y Albert Einstein.

Gracias a los descubrimientos de Planck y su teoría cuántica, fue posible aplicar la física al mundo de lo infinitamente pequeño, un mundo muy diferente al de lo visible regido por la física tradicional.

En el mundo cuántico, un electrón ocupa simultáneamente diferentes puntos en su órbita y al saltar de una órbita a otra su trayectoria no puede predecirse.

Como señaló el físico Niels Bohr, quien usó la teoría cuántica para describir el átomo, “si nada de esto te parece desconcertante, es porque no lo has entendido”.

Para broncas o hacer amigos

juanmusica1@msn.com