Un arrullo que conmueve y cautiva

Como parte de las presentaciones del XXXIX Concurso Estatal de Teatro Rafael Solana que se desarrolla en la capital de Tamaulipas, Victoria; ayer se presentó con éxito la obra ‘Arrullos para Benjamín’, original de Hasam Díaz bajo la dirección conjunta del galardoneado director Carlos Valdez, junto a Enrique Luna y José Valles.

Con las actuaciones de Luis Enrique Luna Barrios y José Valles Balderas, y bajo la bandera del Grupo Trueque, la obra presenta la historia de ‘Benjamín’, un pequeño que lucha por su más grande sueño: conocer a su papá.

Una cruda realidad presentó el Grupo Trueque en la XXXIX edición del Concurso Estatal de Teatro Rafael Solana con la obra ‘Un arrullo para Benjamín’.

Para dicha labor, se hace auxiliar de su hermano mayor ‘Hugo’, quien trata de esconderle una verdad cruda y amarga, motivo por el cual ambos se enfrascan en la mentira blanca de que una sirena se lo había llevado al fondo de un lago y el gran anhelo del pequeño hace querer ir a rescatarlo de la mazmorra en que está prisionero, sin saber que en realidad son una familia como tantas en el mundo donde el padre se dio a la fuga de su familia.

La fantasía, las historias creadas a partir de la mentira y la inocencia del pequeño en creer lo que se le dice, hace que, en el delirio, a punto de fallecer, cumpla su fantasía y llegue a los brazos del que lo abandonó.

La protección de los hermanos mayores para no romper la ilusión de sus hermanos mayores es una constante en las familias.

Con una sencilla escenografía, la obra es mostrada en distintos escenarios que el público tiene que imaginar, auxiliado por la ambientación sonora al convertirse en cocina, sala, recámara, patio de juegos, una lancha en medio de un lago, entre otros escenarios que se despliegan en la puesta en escena. Aun cuando era poco el público presente debido a las recomendaciones de la Secretaría de Salud y manteniendo la distancia social recomendada, fue la misma la que ayudó a que, al final de la función, hiciera más notorio los sollozos de los asistentes, quienes no pudieron contener las lágrimas ante el trágico final.

Bajo la dirección conjunta de Carlos Valdez, Enrique Luna y José Valles; la obra se desarrolla de forma natural.