“La confianza es un salto de fe”, afirmó la investigadora y docente Cecilia Güemes, profesora de la Universidad de Madrid

“La confianza es un salto de fe”, afirmó la investigadora y docente Cecilia Güemes en su Conferencia magistral: El desafío de crear confianza, que ofreció ayer el CONARTE a través de Facebook Live.

“La confianza es un salto de fe respecto de las conductas y acciones de otras personas, o de las instituciones o en otros colectivos”, señaló la profesora de la Universidad de Madrid y Presidenta del Grupo de Investigación en Gobierno, Administración y Políticas Públicas (GIGAPP).

“Si supiéramos con seguridad lo que otros van a hacer, no necesitaríamos confiar. La confianza se mantiene, en este híbrido, entre esta brecha en lo que puede pasar, lo que se sabe y entre lo que no se sabe, es como un estado intermedio entre el saber y no saber”.

La confianza es un ingrediente, un elemento clave de las relaciones sociales y entre los individuos y las instituciones.

La confianza, dijo, es un ingrediente, un elemento clave de las relaciones sociales y entre los individuos y las instituciones.

Dicha conferencia se ofreció como parte de las actividades del LABNL, Laboratorio Cultural Ciudadano, proyecto que impulsa CONARTE y que tendrá como sede el Antiguo Palacio Federal.

En las sociedades donde la confianza es alta, importante, sus niveles son contundentes, hay un mayor desarrollo económico, mayor eficacia estatal y mayor calidad en la democracia.

“Hay quienes afirman que la confianza es una creencia, es algo que viene con nosotros, es una actitud vital que se desarrolla a partir de experiencias que uno ha tenido a lo largo de la vida y especialmente acerca de cómo te han criado, de cómo los padres han instruido, cómo lo han construido. En tu casa, en tu familia, si todos son muy confiados, probablemente ya se han transmitido esa idea de confianza”, manifestó Güemes.

Las dimensiones de la confianza

“La confianza tiene tres diferentes dimensiones: la racional, que presupone que los sujetos confiamos o no, en función de la información que nos da el ambiente. La dimensión afectiva, que presuponen las emociones para generar escenarios de confianza.

“Y la dimensión social que se constituye a partir de las acciones que esperamos, y las representaciones y los imaginarios que tenemos sobre nuestros conciudadanos. Si nosotros creemos que el resto de las personas que viven en nuestra ciudad son tramposos, que nos van a defraudar, a traicionar, sea cierto o no, nos comportamos de una determinada manera, ¿por qué vamos a confiar si creemos que todo funciona mal?”, explicó.

La confianza social, añadió, es la confianza en el anónimo y esto es muy relevante para la democracia del desarrollo económico, porque las investigaciones demuestran que esas sociedades donde la confianza es alta, hay un mayor desarrollo económico, mayor eficacia estatal y mayor calidad en la democracia.

La confianza elemento clave de la colaboración

“La confianza es un elemento clave de la colaboración, un elemento de la cooperación. Cuando trabajo con otros en algo, para cooperar necesito tener intereses comunes, que pueden llevarme a compartir y a conseguir lo que nos proponemos.

“Cuando colaboramos con alguien necesitamos la confianza, porque la colaboración y la co creación demanda un tiempo más prolongado y a compartir información, recursos, y muchas cosas más y eso no se consigue si no existe confianza en el otro”, apuntó Güemes, quien estudió Derecho en la Universidad Nacional del Litoral, (2003).

Si deseas ver la transmisión de esta charla, puedes hacerlo en el enlace haciendo click aquí.