Hoy es el Día de San Andrés

El 30 de noviembre Escocia recuerda a uno de sus íconos religiosos. Nos referimos a San Andrés, que es el patrón de Escocia y se recuerda sobre todo en la ciudad de Saint Andrews, en la región de Fife.

La Catedral de San Andrés en Escocia.

Pocos escoceses conocen la historia por la cual un apóstol que no pisó nunca esas tierras llegó a ser considerado su patrón. Sucedió que un ángel se presentó en un sueño a un monje griego, San Rulo. El ángel ordenó al monje que llevara los huesos del apóstol desde donde se encontraban en Patras, Grecia, hasta Constantinopla. Pero sucedió que la expedición marítima se perdió y fue a parar a las costas de Escocia. La ciudad de Saint Andrews fue adquiriendo importancia históricamente, lo que influyó decisivamente en la veneración del santo como patrón del país.

Al primer discípulo de Jesús se le recuerda por ser el hermano de San Pedro y porque fue crucificado en una cruz en forma de aspa, que tomará su nombre, la Cruz de San Andrés.

Al primer discípulo de Jesús se le recuerda por ser el pescador hermano de San Pedro y porque según afirma la tradición, fue crucificado en una cruz en forma de aspa, que tomará su nombre, la Cruz de San Andrés. Por ello es esa misma cruz aspada, desde el siglo XII, la que se utiliza como símbolo de la bandera escocesa. Curiosamente, representa también la bandera de Tenerife.

El día de San Andrés está conectado además con el Advenimiento, que comienza el siguiente domingo tras la fiesta nacional. Además, es origen de numerosas costumbres y supersticiones populares. Por ejemplo, las jóvenes escocesas solían ir a la iglesia a rezar el día antes de San Andrés para pedir un buen marido y esperando una señal de que habían sido escuchadas, manifestada en forma de una nueva superstición. Al regreso a casa, tiraban un zapato a la puerta y si este señalaba la dirección de la puerta significaba que la oración daría sus frutos en menos de un año.

El Muro o Muralla de Adriano

Esta construcción de la isla de Gran Bretaña fue levantada entre los años 122-132 por orden del emperador romano Adriano para defender el territorio britano sometido.

Es una antigua construcción defensiva de la isla de Gran Bretaña, levantada entre los años 122-132 por orden del emperador romano Adriano para defender el territorio britano sometido, al sur de la muralla, de las belicosas tribus de los pictos que se extendían al norte de la misma, en lo que llegaría a ser Escocia tras la invasión de los escotos provenientes de Irlanda. La muralla tenía como función también mantener la estabilidad económica y crear condiciones de paz en la provincia romana de Britania al sur, así como marcar físicamente la frontera del Imperios.

Cardos, flor nacional de Escocia.

Flor nacional de Escocia es el emblema nacional de este país desde hace más de 700 años. Cuenta la leyenda que hace siglos los daneses decidieron invadir Escocia por la noche y en plena oscuridad, pero al no usar calzado, uno de ellos pisó un cardo y un grito agudo de dolor alertó a los escoceses y evitó una terrible matanza.

Entonces, a esta planta que los salvó de la invasión se la conoció como “El Cardo Guardián”. Y no fue hasta el reinado de James III que el cardo fue reconocido como la insignia de los Stuarts. Y cuando James IV subió al trono en 1488, el cardo se había convertido en un emblema popular y que se encuentra también en la antigua orden de caballería de Escocia conocida como “La Orden del Cardo”.

Con información de: VidaAlterna.com