Comentadores de la Historia II

Por: Andrés F. Cuéllar

Continuamos describiendo a los comentadores de la Historia de México. Ya hemos opinado que una de las palabras que más les gusta incluir en los títulos a estos autollamados historiadores es ‘Verdadero…’ que usa Bulnes para referirse a Benito Juárez y Porfirio Díaz, con la que pretende descalificar a quienes escribieron antes que él o bien la opuesta: ‘Mentiras…’ como Las Grandes Mentiras de Nuestra Historia. El mensaje es que solo ellos dicen la verdad, los demás mienten.

Ahora vamos a referirnos a otra igual de atractiva para ellos: ‘Mitos…’ que es otra forma de decir que mienten, ya que un mito es un relato ficticio, como son los conocidos mitos griegos.

Alejandro Rosas escribió un libro de 328 páginas con el Título Mitos de la Historia Mexicana, pero al leer el libro no trae un solo mito, se contenta con denigrar a los personajes históricos como Miguel Hidalgo del cual dice: “La figura de Hidalgo permaneció inmaculada, sobre los cadáveres de la Alhóndiga de Granaditas, los españoles pasados a cuchillo en Guadalajara y el saqueo permitido con toda libertad, la Historia Mexicana levantó la egregia figura del padre de la patria Miguel Hidalgo”. Desde hace 70 años que estudié la Historia de México en el libro de texto escrito por Ángel Miranda Basurto ya se mencionaban y no se justificaban esos excesos de Hidalgo, la diferencia es que Alejandro Rosas miente cuando dice que lo tenemos como inmaculado y solo cita los hechos negativos sin ponerlos en contexto ni citar los hechos por lo que los mexicanos lo admiramos y reconocemos. Nada positivo le reconoce a Hidalgo.

Ahora vamos a referirnos a otro comentador que alcanzó fama nacional, se trata de José Manuel Villalpando en su libro Batallas por la Historia. Villalpando defiende la historia Conservadora asegurando que solo dice la verdad. En la página 72 del mencionado libro dice: “Desde hace casi cien años le ha escatimado a Iturbide sus méritos y le ha adjudicado a Guerrero otros que no tuvo.”

Creo que todos estudiamos en la escuela hemos estudiado los hechos que comenta, pero le molesta que reconozcamos los méritos de Guerrero asegurando que son falsos o citando sus propias palabras: “Que no tuvo”.

En la misma página 72, en su último párrafo dice; “Nada de eso bastaba a quienes a toda costa deseaban eliminarlo de la conciencia de los mexicanos. Llegaron al extremo genial de sepultar bajo las aguas el último vestigio físico de su paso por la tierra. Una gran presa ahogó el villorrio (Padilla Tam.) donde fue fusilado para que no quedara huella alguna que denunciara el sitio donde un crimen de Estado había sido cometido.” Este personaje asegura que la presa Vicente Guerrero fue construida con el único propósito de ‘sepultar bajo las aguas’ la tumba de Iturbide. ¿Habrá una persona sensata que lo crea? ¿No hubiera sido mucho más barato y efectivo destruir el lugar? Porque el Sr. Villalpando no ha visitado Padilla y visto que en tiempo de seca se puede llegar al lugar y cuando tiene agua se puede llegar en lancha.

En 2009, cuando se aproximaba el bicentenario de nuestra Independencia y el centenario de la Revolución Mexicana, Felipe Calderón nombró a José Manuel Villalpando Coordinador Ejecutivo Nacional de la Comisión Nacional Organizadora de las Conmemoraciones de 2010, también fue Director General del Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (INEHRM), En el primer puesto se hizo famoso por la idea de construir la Estela de Luz, que terminó siendo un monumento a la corrupción por su enorme gasto y mal funcionamiento.

Repito ¿Qué pretenden al divulgar una imagen tan negativa de nuestro país? Yo creo que nada, al contrario, la mayoría de los mexicanos que no son aficionados a la historia se quedan con la impresión de que nada bueno podemos hacer los mexicanos. Todos son malos. He de mencionar que lo mismo o parecido sucede en otros países y hasta en la culta Francia.

Mi más ferviente deseo es que los mexicanos nos interesemos por la historia y podamos juzgar con mayor objetividad a estos historiadores.