84 años de la partida de Sir Rudyard Kipling

Rudyard Kipling nació el 30 de diciembre de 1865, Mumbai, India. Gue hijo de Alice MacDonald y John Lockwood Kipling, un oficial del ejército británico, además de escultor y alfarero. Sus padres viajaron a la India a comienzos de 1865.

Como la mayoría de los niños británicos en India, pasaron la mayor parte del día con niñeras y sirvientas indias, escuchando historias que le contaban en su lengua materna.

A los seis años, fue enviado a estudiar a Inglaterra junto a su hermana menor.  Permaneció cinco años en un hogar social de Southsea, experiencia que describe en su relato ‘La oveja negra’.

En 1878, ingresó en el United Service College, de Devonshire, donde eran educados los hijos de oficiales sin grandes recursos. Allí, Kipling conoció a Florencia Garrard, de la que se enamoró y le inspiró el personaje de Maisie de su primera novela, ‘La luz que se apaga’ (1891).

En el año 1882 regresó a la India, momento en que comenzó a trabajar para la Civil and Military Gazette de Lahore hasta 1889, en calidad de editor y escritor de relatos.

En 1886, publicó ‘Cancioncillas del departamento’, una serie de versos satíricos sobre la vida civil y militar en los cuarteles de la India colonial, además de una colección de sus relatos escritos para la prensa recopilados en ‘Cuentos de las colinas’ (1887).

Su fama literaria se la debe a seis historias sobre la vida de los ingleses en la India, publicadas entre 1888 y 1889.

Libros

Entre sus novelas o relatos largos más populares figuran ‘La luz que se apaga’ (1891), ‘El Libro de la Selva’ (1894), ‘El Segundo Libro de la Selva’ (1895), ‘Capitanes intrépidos’ (1897), ‘Stalky & Cía.’ (1899), basada en sus experiencias infantiles en el United Services College, y ‘Kim de la India’ (1901), un relato picaresco de la vida en la India.

Lo más destacable de su poesía es quizá ‘Baladas del cuartel’ (1892) y ‘Las cinco naciones’ (1903).

Vida privada

Rudyard Kipling viajó por Asia y Estados Unidos, donde se casó el 18 de enero de 1892 con Caroline Balestier y vivió durante un breve periodo en Vermont. En 1903, se estableció en Inglaterra.

Tuvo tres hijos: Josephine, Elsie y John. Solo Elsie sobrevivió a sus padres. Mientras Josephine murió de gripe a los seis años y John desapareció siendo soldado durante la Primera Guerra Mundial.

Premio Nobel

En 1907 le concedieron el Premio Nobel de Literatura, convirtiéndose en el primer autor inglés merecedor de este galardón.

Rechazó el premio nacional de poesía Poet Laureat en 1895; la Orden de Mérito del Reino Unido y el título de sir de Caballero de la Orden del Imperio Británico en tres ocasiones.

Masón

Fue iniciado en masonería a los veinte años en Lahore, dedicó su vida y sus escritos a profundizar en la condición de Hombre, y su devenir existencial.

Muerte

Rudyard Kipling tuvo una hemorragia en el intestino delgado la noche del 12 de enero de 1936. Falleció un día como hoy 18 de enero, pero de 1936 en Londres. Sus restos fueron incinerados y sus cenizas enterradas en el Poet’s Corner en la Abadía de Westminster.

Si (If)

Si guardas en tu puesto la cabeza tranquila,

cuando todo a tu lado es cabeza perdida.

Si tienes en ti mismo una fe que te niegan,

y no desprecias nunca las dudas que ellos tengan.

Si esperas en tu puesto, sin fatiga en la espera;

si engañado, no engañas, si no buscas más odio,

que el odio que te tengan…

Si eres bueno, y no finges ser mejor de lo que eres;

si al hablar no exageras lo que sabes y quieres.

Si sueñas, y los sueños no te hacen su esclavo;

si piensas y rechazas lo que piensas en vano.

Si tropiezas el Triunfo, si llega tu Derrota,

y a los dos impostores les tratas de igual forma.

Si logras que se sepa la verdad que has hablado,

a pesar del sofisma del Orbe encanallado.

Si vuelves al comienzo de la obra perdida,

aunque esta obra sea la de toda tu vida.

Si arriesgas en un golpe y lleno de alegría

tus ganancias de siempre a la suerte de un día;

y pierdes y te lanzas de nuevo a la pelea,

sin decir nada a nadie de lo que es y lo que era.

Si logras que tus nervios y el corazón te asistan,

aun después de su fuga de tu cuerpo en fatiga,

y se agarren contigo cuando no quede nada

porque tú lo deseas y lo quieres y mandas.

Si hablas con el pueblo, y guardas tu virtud,

Si marchas junto a Reyes con tu paso y tu luz.

Si nadie que te hiera, llega a hacerte la herida.

Si todos te reclaman y ni uno te precisa

Si llenas el minuto inolvidable y cierto,

de sesenta segundos que te lleven al cielo…

Todo lo de esta tierra será de tu dominio,

y mucho más aún: serás Hombre, ¡hijo mío!