El LABNL abre sus puertas a la ciudadanía

LABNL es un espacio para la innovación y la creatividad, con sede en el recién remodelado Antiguo Palacio Federal

“Creo enormemente en la experimentación, en la creación y en los procesos de colaboración y hacerlo juntos, por el buen vivir, libre, abierto, para todos y todas”, manifestó el artista digital y diseñador industrial Camilo Cantor, de Medellín, Colombia, en su conferencia magistral Exploratorio: soñar un laboratorio es diferente a hacer un laboratorio, que ofreció ayer en la apertura del Lab Cultural Ciudadano, LABNL, con sede en el Antiguo Palacio Federal.

El coordinador del Exploratorio, el taller público de experimentación del Parque Explora, de la ciudad de Medellín habló en su conferencia, entre otras cosas, sobre la importancia que tiene un laboratorio, el ejercicio de la experimentación, y la capacidad de trasformación que puede tener un laboratorio en la vida de las personas y en los contextos en los que se tengan.

El Lab Cultural Ciudadano abrió sus accesos con la conferencia magistral Exploratorio: soñar un laboratorio es diferente a hacer un laboratorio, dictada por el artista digital y diseñador industrial Camilo Cantor, de Medellín, Colombia.

“En realidad los laboratorios están más cerca de nosotros de lo que creemos; todos hemos vivido en procesos de experimentación y creación y en procesos de laboratorios, y no nos damos cuenta”, expuso Cantor en esta conferencia transmitida por CONARTE a través de Facebook Live.

“Los barrios son laboratorios en sí mismos, pongo de ejemplo los barrios informales de Cali, Colombia; estos procesos digamos arquitectónicos, los materiales, las formas en que están construidos, las fachadas, son unos laboratorios que permiten, a partir de unas características territoriales, sociales, procesos de experimentación y creación”, señaló.

Casi todos estos barrios, explicó, se han formado a partir del convite, que viene de los grupos indígenas de esa región colombiana, donde había procesos de reunión para la construcción colectiva de estas casas o lugares para habitar.

“Muchos de nosotros, nuestros abuelos, nuestras mamás y nosotros mismos, todo el tiempo estamos siendo hacedores, artesanalmente y de alguna manera, buscando la solución a nuestros problemas, no solo yendo a comprar”, expresó.

La experimentación y la creación – apuntó- se pueden desarrollar en cualquier lugar, esquina, o parque, todos estos lugares pueden ser un laboratorio, porque un laboratorio es una forma de hacer las cosas.

Cantor es artista digital y diseñador industrial con experiencia en la creación y administración de estrategias colaborativas en internet y en la gestión de proyectos artísticos.

Hizo parte del colectivo El Niuton, en el que colaboró con la publicación de contenidos dedicados a visibilizar iniciativas de interacción entre el diseño, la ciencia, el arte y la tecnología. Hace parte activa de Colectivo Sonema en el que trabaja en experimentación sonora.

Gran actividad en el primer día de apertura del LABNL

En el primer día de apertura al público del LABNL se realizaron tres recorridos guiados por el equipo de mediación; 20 personas pudieron recorrerlo, 22 personas más acudieron a conocerlo y hacer uso libre del espacio.

Además, se realizaron dos sesiones de acercamiento con iniciativas ciudadanas de jóvenes.

El LABNL está operando en un horario de lunes a viernes de 14:00 a 21:00 horas, y los sábados de 10:00 a 19:00 horas. La operación del Lab Cultural Ciudadano se hace siguiendo los protocolos indicados por la Secretaría de Salud con el uso correcto del cubrebocas, aplicación de gel antibacterial, registro de temperatura al ingresar al edificio y se mantendrá un aforo de hasta el 50 por ciento de su capacidad en algunas de sus áreas.

Para más información, está disponible el correo electrónico: labnl@conarte.org.mx

Laboratorio para los ciudadanos

El 27 de febrero, el día de la inauguración del LABNL se señaló que este es un espacio que es para los ciudadanos, y estará a su servicio, con un equipamiento, una tecnología, que era impensable de otra forma.

Se señaló que la maquinaria que hay en él y el equipo de cómputo, se va a acercar a los ciudadanos y a dar herramientas, así como a los artistas, para que sigan creando y se abra la puerta a la vanguardia, a la cultura, en Nuevo León y en la Ciudad de Monterrey.

Los laboratorios ciudadanos siempre han representado, cada uno en su tiempo y en su contexto, la apuesta por una nueva forma de entender y habitar el mundo, pero sobre todo de habitarlo; una apuesta por los ciudadanos y su creatividad.

Romper paradigmas, colaborar, prototipar son las bases sobre las que se sustentan su filosofía, y que a lo largo de muchos años ya, y de una forma cada vez más potente, van surgiendo en distintas partes del mundo con el objetivo de permitir una nueva forma de convivencia, de coexistencia, de creación, de participación.

Ahora es el turno de Nuevo León de experimentar este nuevo modelo de espacio cultural, pensado para toda la comunidad, en el que se imagina el encuentro de muchos mundos y saberes, en el que artistas y ciudadanos compartirán espacios, pero sobre todo conocimiento, en el que, con seguridad, la convivencia generará inteligencia, de la más poderosa y potente que hay: la inteligencia colectiva, compartida, construida entre todos y para todos.