La fotógrafa Zahara Gómez Lucini desarrollará un proyecto con el tema de los desaparecidos en Nuevo León

Monterrey, Nuevo León. La fotógrafa argentino-española y criada en Francia, Zahara Gómez Lucini se encuentra en Monterrey realizando una residencia artística en el Lab Cultural Ciudadano, LABNL para desarrollar un proyecto con el tema de las personas desaparecidas en el Estado. 

El propósito del proyecto es aunar fuerzas de diferentes sectores de la sociedad frente a una realidad que muchos concierne y que coadyuve a trazar puentes entre diferentes realidades y pueda ser una manera de rendir homenaje a todas las personas, mujeres y hombres, que buscan a sus desaparecidos en diferentes lugares de la República.

“El anhelo es realizar redes y resistencia en diferentes niveles”, manifestó en entrevista Gómez Lucini. 

“La idea es aliarme con diferentes colectivos de búsqueda de personas desaparecidas, con familiares y quien desee participar. Lo que habíamos planteado es en tres tiempos y esta primera etapa es pensar, bajar el proyecto y compartir opiniones”.

Lo que se busca, explicó, es convocar a la memoria y a la construcción de la memoria colectiva e invitar a todos a ser parte de la problemática de la desaparición forzada.

El Recetario para la Memoria 

“Yo llevé a cabo con las Rastreadoras del Fuerte, en Los Mochis, Sinaloa, un proyecto colaborativo llamado Recetario para la memoria,  que reúne las recetas preferidas de sus desaparecidos cocinadas por ellas y fotografías por mí”, manifestó la destacada fotógrafa.

“Yo vengo con ese historial, pero creo que la cuestión no es replicar, sino replantear, después en los diálogos con los colectivos plantear si ese es un formato interesante y necesario para esta ciudad y, si no, entonces hay que pensar desde dónde y cómo vamos a abordar el tema. 

“Creo que siempre es peligroso replicar por replicar, o hacer lo mismo, sin entender cuáles son las necesidades de cada lugar y la desaparición forzada es una cuestión muy compleja, que desgraciadamente está presente en todo el territorio mexicano, que en Nuevo León tiene sus características, también la historia de los colectivos es diferente”, afirmó.

Entonces, mencionó, la idea es dialogar y pensar si se hace algo inspirado en el Recetario o una mezcla con otras ideas para llegar a otro lugar y cumplir los objetivos del proyecto. 

“He estado en contacto con diferentes familiares de personas desaparecidas, con el FUNDENL y activistas para evaluar juntos cuál es el camino correcto para trabajar y en este espacio increíble como es el LABNL poder llevar a cabo un proyecto colaborativo”, expuso. 

“Esta semana es de investigación, hay un segundo tiempo de producción y un tercero, en el que se hará la presentación del proyecto. El punto de partida son estos diálogos y trabajo con los colectivos y los familiares que quieran ser partícipes y convocar a la ciudadanía en general para que participe”. 

Su interés por el tema

“Yo realmente vengo trabajando con desaparición forzada desde hace ocho años, desde la fotografía documental en un principio y después estuve trabajando con diferentes equipos de antropología forense; estuve en Chile, con Las flores del desierto, que son mujeres que buscaron a sus familiares durante muchos años; también en Colombia, en Guatemala y en México, y al trabajar con los colectivos me di cuenta que la fotografía no era suficiente luego una exposición de una parte de mi trabajo; al final solo estaban mis compañeros fotógrafos algunos activistas y ya”, expresó.

“Entonces, ¿cómo se hace en un país de tiene más de 80 mil desaparecidos para que la gente visualice esta problemática y accione para buscar soluciones? Pues no es un problema local, anecdótico, estoy convencida que nos concierne a todos. 

“Y después hay que encontrar las herramientas para poder comunicarlo desde otros lugares. Estamos acostumbrados a cierto tipo de imágenes, de narrativas, que, sí nos pueden provocar pena, tristeza, pero no sé si provoca acción, tengo mis dudas”. 

La foto, dijo, es una herramienta, pero puede ser otra cosa, no importa tanto; la inquietud es cómo se puede llamar la atención sobre esto a personas que en su día a día no lo dimensionan.

“A mí me pasa con la prensa, creo que ciertas narrativas en prensa, sí me informan, pero me dejan muy apática, entonces, ¿cómo no ser apático con muchos temas? Creo que para eso hay que construir red, tejido social, hay que reconocerse en el otro y la otra. Hay que buscar esas líneas y estoy segura que ese cambio puede ser, y tiene que ser social y que desaparezcan a alguien nos preocupe a todos”, señaló. 

Zahara Gómez Lucini

Zahara Gómez Lucini (1983) Fotógrafa argentino-española y criada en Francia. Con estudios de Maestría en Historia del Arte por la Universidad París 1 Sorbonne y por la Escuela del Museo del Prado (Madrid). En el ámbito profesional ha laborado en Magnum Agency Paris como Coordinadora de producción, exhibiciones y editorial. A lo largo de su trayectoria, su trabajo ha sido exhibido tanto en su país de origen como en el extranjero: Images Singulières, Sète, Francia, Tesoros (CCK, Buenos Aires, 2018); Natura (CASA gallery, NY, 2018) y La Playa (XVII Bienal de la fotografía del Centro de la Imagen, Ciudad de México, 2017; Kaunas Photo Festival, Lithuania, 2016). Su práctica artística ha sido reconocida con el Fotografía Grant AHRC, del Museo de las Memorias (Paraguay, 2017) y como finalista en destacados concursos a nivel internacional, entre ellos: Voies Off (Arles, Francia, 2017); Felix Shoeller Photo Award (Alemania, 2017); la XVII Bienal de la fotografía del Centro de la Imagen (Ciudad de México, 2016); Premio Descubrimiento PhotoEspaña (2016) y Nexofoto (España, 2015). En su trabajo Zahara Gómez busca explorar las historias de violencia político sociales que atraviesan los territorios. Por lo que se vale de la investigación de archivo, la colaboración con organizaciones civiles de derechos humanos y el trabajo de campo en zonas de búsqueda de desaparecidos, para investigar aquello que de origen resulta incomprensible y que se reivindica a través de la reconstrucción de la memoria colectiva. Estos temas, son a su vez un posicionamiento frente a la confusa realidad social y la búsqueda constante del cómo vincularla (y explicarla si es posible) desde su relación con el arte contemporáneo. Imparte clases en diferentes centros, Escuela Activa, Centro ADM, Gimnasio del Arte, Centro de la Imagen Es parte de Foto Feminas, Women photograph y cofundadora de Fotógrafas en México. Su proyecto colectivo Is this tomorrow ha sido seleccionado para el Photobook Awards Arles 2019. Recetario para la memoria está expuesto en el Centro de la Imagen de CDMX y finalista en Paris Photo Book Award 2020.