Restauran la Capilla de Nuestro Padre Jesús en Cerros Blancos, Mier y Noriega

La hacienda fue construida en el año de 1886 y fue una de las principales que se encontraban en auge antes de la Revolución Mexicana

Monterrey, Nuevo León. La Capilla de Nuestro Padre Jesús, en la comunidad de Cerros Blancos en el municipio de Mier y Noriega fue restaurada como parte del programa de Fideicomiso para la Conservación del Patrimonio Cultural, FIDECULTURAL, que opera CONARTE.

La hacienda fue construida en el año de 1886 y fue una de las principales que se encontraban en auge antes de la Revolución Mexicana, propiedad del Señor Anastasio Trabanco y de la que dependían las rancherías de Santa Teresa, el Montero, parte de El Fraile, El Refugio y otros. En 1976 fue reparado el techo, pero colapsó en el 2018, ya que no correspondía al sistema constructivo.

La Capilla de Nuestro Padre Jesús fue restaurada como parte del programa de FIDECULTURAL que opera CONARTE

Hoy, en un acto realizado en el lugar, el Maestro Ricardo Marcos González, Presidente del Consejo para la Cultura y las Artes de Nuevo León, CONARTE y presidente del Comité Técnico de FIDECULTURAL, encabezó la comitiva que realizó un recorrido y conocer en sitio los trabajos ahí efectuados.

Los trabajos realizados

Los trabajos consisten en la restauración integral del templo, los cuales se realizaron tratando de respetar los procesos de intervención, para la conservación de los muros y la estructura de la capilla, haciendo uso de materiales tradicionales de la arquitectura vernácula norestense como el adobe, el sillar de caliche, la cal, tierra de la región y mucílago de nopal. Todos los trabajos de han realizado con mano de obra del mismo ejido, asesorados con especialistas en restauración.

Los trabajos consisten en la restauración integral del templo, los cuales se realizaron respetando los procesos de intervención para la conservación de muros y estructura de la capilla

Se restituyó el coro del templo y se construyó una nueva cubierta con sistema de viguería y tablado de madera tratada. Sobre el tablado se colocó una capa de terrado, luego una lámina de fibra de vidrio, compatible con los demás materiales, que recibe un mortero cal arena y finalmente se impermeabilizará con sistema compatible.

Por lo que respecta a la recuperación del altar, se realizó una limpieza exhaustiva para la consolidación de piezas de sillar de caliche, recuperando formas y figuras dándole un enlucido de cal y restituyendo metopas florales de argamasa de cal y tierra de la región. Para los elementos ornamentales de las molduras estriadas de puertas y ventanas se restauraron con pasta de cal añeja, tierra de la región y mucílago de nopal recuperando su estilo y formas arquitectónicas.

Finalmente, se integró un piso de barro en el interior de la capilla y se colocaron luminarias.

Una inversión para la conservación del patrimonio cultural

Este proyecto cuenta con la licencia y supervisión de la Centro del Instituto Nacional de Antropología e Historia de Nuevo León y lo lleva a cabo la empresa Bizancio Reyes.

Por parte de CONARTE, el supervisor a cargo es el Arquitecto restaurador Sergio Torres Luna. El proyecto ejecutivo de restauración lo realizó la empresa capitalina Calicanto Conservación y restauración SA de CV durante la emisión 2019 de FIDECULTURAL.

La inversión fue de $7,200,894.17 (Siete millones doscientos mil ochocientos noventa y cuatro pesos 17/00 MN), de la cual el municipio aporta el 10 por ciento y el Gobierno del Estado el 90 por ciento.