La Filmoteca de la UNAM rinde Homenaje a la actriz, cantante y bailarina Amalia Aguilar

Se exhibirán dos clásicos de su filmografía: Calabacitas tiernas (¡Ay, qué bonitas piernas) y Mis tres viudas alegres

Se exhibirán en las salas Julio Bracho y José Revueltas, del Centro Cultural Universitario, el 17 y 18 de noviembre con entrada gratuita

Con un homenaje a la recientemente fallecida Amalia Aguilar, una de las actrices, bailarinas y cantantes destacadas de la Época de Oro del cine mexicano, la Dirección General de Actividades Cinematográficas de la Universidad Nacional Autónoma de México, Filmoteca UNAM, ha programado dos de los filmes clásicos de la actriz cubana, nacionalizada mexicana: Calabacitas tiernas (¡Ay, qué bonitas piernas) de Gilberto Martínez Solares (México, 1949) y Mis tres viudas alegres de Fernando Cortés (México, 1953).

Las películas se podrán ver en sus salas Julio Bracho y José Revueltas del Centro Cultural Universitario bajo la siguiente programación. La entrada será gratuita.

Miércoles 17 de noviembre, Sala Julio Bracho, 16:00 y 18:30 horas. Jueves 18 de noviembre, Sala José Revueltas, 16:30 y 19:00 horas.

Calabacitas tiernas (¡Ay, qué bonitas piernas!)

  • Director: Gilberto Martínez Solares / México / 1949 / 101 min
  • Reparto: Germán Valdés “Tin Tan”, Rosita Quintana, Amalia Aguilar, Nelly Montiel, Jorge Reyes, Gloria Alonso, Nicolás Rodríguez.
  • Sinopsis: Tin Tan se deja enredar por un pícaro empresario que lo hace pasar por él ante sus acreedores y aprovecha su nueva personalidad para producir un espectáculo teatral protagonizado por bellas mujeres. Calabacitas tiernas es una suerte de comedia musical al estilo hollywoodense, filmada en pleno movimiento de unidad latinoamericana tras la Segunda Guerra Mundial. Marcó el encuentro entre el cineasta Gilberto Martínez Solares -especialista en la comedia sofisticada heredada al cine por el teatro de revista- y Germán Valdés “Tin Tan”.
  • Miércoles 17 de noviembre, Sala José Revueltas, 16:30 y 19:00 horas. Jueves 18 de noviembre, Sala Julio Bracho, 16:00 y 18:30 horas.

Mis tres viudas alegres

  • Director: Fernando Cortés / México / 1953 / 100 min
  • Reparto: Adalberto Martinez ‘Resortes’, Silvia Pinal, Amalia Aguilar, Lilia del Valle, Tito Novaro, Jorge Casanova, Nacho Contla, Gloria de Córdoba, Julián de Meriche, Héctor Godoy, Pompín Iglesias.

Sinopsis

México, años cincuenta. En plena noche de bodas con su esposa Silvia, Don José, un viejo ridículo, muere. Aparecen otras viudas suyas, la cubana Amalia y la francesa Lilia. Don José les hereda 60 millones de pesos a cambio de que encuentren a un hijo que tuvo con una cocinera. Las tres mujeres deciden poner una tienda de modas con el nombre de “Las tres viudas alegres”.

Amalia Isabel Rodríguez Carriera, mejor conocida como Amalia Aguilar, nació el 3 de julio de 1924 en Matanzas, Cuba y falleció el 8 de noviembre del 2021 en la Ciudad de México. Fue una reconocida bailarina, vedette, cantante, actriz y comediante cubana, nacionalizada mexicana. En el medio cinematográfico es reconocida como una de las actrices más emblemáticas del cine de rumberas. Aguilar comenzó su carrera en Cuba durante su infancia. Empezó su carrera artística bailando al lado de su hermana Cecilia a temprana edad bajo el nombre de «Las hermanitas Aguilar». Ambas formaron parte de la Compañía de Teatro de Cuba. Trabajaron en importantes teatros y centros nocturnos de la isla como Eden Concert, el Tropicana y otros más. Debutó en el cine en 1946 con la película Pervertida (1946) de José Díaz Morales. Entre sus trabajos más destacados se encuentra su participación en las cintas: Calabacitas tiernas (1949) de Gilberto Martínez Solares, Ritmos del Caribe (1950) de Juan José Ortega, Al son del mambo (1950) de Chano Urueta, Las tres alegres comadres (1952) de Tito Davison y Mis tres viudas alegres (1953) de Fernando Cortés. También participó en una película musical de Hollywood en compañía de Evelyn West, titulada A Night at the Follies (1947) de W. Merle Connell. Fue bautizada como “La Bomba Atómica” debido a su peculiar forma de bailar.

Mientras Amalia actuaba en el centro nocturno Waikikí, fue descubierta por el productor estadounidense Edward Perkin, quien le ofreció trabajar en los Estados Unidos en un espectáculo con los “Lecuona Cuban Boys”. En su paso por los Estados Unidos trabajó con figuras como Bob Hope, Carmen Miranda y Xavier Cugat. También, participó en numerosos centros de espectáculos: The Roxy, Teatro Puerto Rico y El Rancho Vegas, el bar del beisbolista Joe DiMaggio. En Hollywood, el productor Howard Hughes tuvo la intención de que Amalia protagonizara una película sobre la vida de Lupe Vélez, pero ella se negó a trabajar más en la industria hollywoodense y decidió regresar a México.

En 2006 fue galardonada con el premio Diosa de Plata, otorgado por PECIME (Periodistas de Cine Mexicano) en reconocimiento a su trayectoria artística y en 2010 fue homenajeada en la ciudad de Miami, Florida, donde se reconoció su trayectoria artística y se le otorgaron las Llaves de la Ciudad, de manos del alcalde Tomás Regalado.