Disfrutan alegre fiesta afrocubana en Noches de Museos

En esta ocasión, Noche de Museos fue dedicado a la artista Marta María Pérez Bravo, que presenta su exposición fotografica Hay que saber llamar en la Fototeca Nuevo León del Centro de las Artes

Monterrey, Nuevo León. Una alegre fiesta afrocubana, con música en vivo, se disfrutó anoche con la realización del programa Noche de Museos, dedicado en esta ocasión a la artista Marta María Pérez Bravo, que presenta su exposición fotografía ‘Hay que saber llamar’ en la Fototeca Nuevo León del Centro de las Artes.

La agrupación Olubatá, con percusiones de Cubanísimo, deleitaron a los presentes y al público que lo siguió en línea, con cantos y bailes afrocubanos.

La agrupación Olubatá, con percusiones de Cubanísimo, deleitaron a los presentes y al público que lo siguió en línea, con cantos y bailes afrocubanos.

Noches de Museos inició con el taller Caja de Luz, que ofreció la fotógrafa Estefanía Garza Olivares; para enseguida continuar con un recorrido por la exposición de la artista Marta María Pérez Bravo, a cargo de mediadores de la Coordinación de Servicios Educativos del Centro de las Artes.

“Sus obras nacen casi siempre de investigaciones que hace sobre temas religiosas, dando importancia principal a los títulos, los toma y en base a las palabras o frases conceptualiza y eso da paso a la imagen”, explicaron los mediadores.

“Marta María usa su cuerpo para las composiciones, en ellas encarna a diferentes personas y nos da sus experiencias religiosas y culturales y muestra en sus obras sus observaciones y vivencias como portadora de las tradiciones de ese país”, expresaron

También se ofreció el taller Caja de Luz, a cargo de la fotógrafa Estefanía Garza Olivares y un recorrido por la exposición de la artista Marta María Pérez Bravo.

“La artista utiliza la técnica del pictorialismo fotográfico, la cual es una alteración del negativo que difumina los bordes de la imagen; el contraste entre los luminoso y lo sombrío y también nos da un velo brumoso que cubre la imagen fotografiada, que casi nunca ocupa toda la superficie del papel, con esto la figura parece estar asilada o enmarcada dentro de un área gris”

“Con esto este efecto provoca que las figuras adquieran mayor capacidad de impacto visual, también redunda en una sugerencia de una inmaterialidad, que provoca una sensación de que la figura flota en el espacio”

“La artista presenta además de un discurso visual, audiovisual, usando herramientas de la multimedia como lo son fotografía, y video sobre fotografía, esto para crear una dimensión espiritual, que dialoga con su herencia cultural”, apuntaron los guías.

La exposición Hay que saber llamar. Un recorrido por la obra de Marta María Pérez Bravo reúne tres décadas de la trayectoria de esta notable artista. Está conformada por alrededor de 60 piezas, entre fotografías, videos, una caja de luz y una videoinstalación.

La muestra fue curada por César González-Aguirre, Artista Visual por la Universidad de las Américas, Puebla, quien como investigador ha trabajado para la Colección Isabel y Agustín Coppel (CIAC), el Museo Robert Brady y el Museo del Palacio de Bellas Artes.

Marta María Pérez Bravo es una artista cubana, más conocida por su fotografía en blanco y negro basada en los sueños, usualmente utilizando su propio cuerpo como el sujeto central para expresar sus creencias mitológicas.

Pérez Bravo se graduó en Pintura en la Academia Nacional de Bellas Artes San Alejandro en 1979 y en el Instituto Superior de Arte en 1984. Mientras estudiaba pintura en ambas instituciones, hizo un proyecto de fotografía para su tesis y ha trabajado en ese desde entonces.  Ella vivió en la Habana hasta 1995, cuando se trasladó a Monterrey, México.