¿Qué secreto yacen en la aceptación de la circunstancia?

Por: Ilse Mariela Pérez

Si, es comprensible que no siempre estemos cómodos o llenos de dicha ante el presente, la vida tiende a lanzarnos fortaleza, consciencia, paciencia, coherencia, estabilidad, etcétera, en maneras muy inciertas, pues al capacitarnos ante la clara señal de crecimiento, el dolor se hace presente; me duele la duda con la que te paralizas y sin estar cegada a lo que te dice el amor de tu alma, no haces nada para remediarlo, se que no exageras (aunque a veces suene tan descabellado) es cierto, existe un terror que te imposibilita tomar el control y además de aceptarlo, que no es lo que quieres, no te animas a ir en busca de aquello que resuena en todos los ámbitos que desea tu presencia.

Pareciera como si el karma estuviera cobrando factura y te dices que es mejor quedarte a pagar, pero ¿A pagar qué? No sucede esa desazón de caricias y remordimientos, no te sientes desteñida, frustrada y poco amada solo porque así se dieron las cosas, ¡caray! Deja de buscar culpables; si quieres decir que el karma te puso ahí, esta bien, te creo, pero también recuerda que no es una condena, que la vida es movimiento, que las fibras bailan según sea su energía y me duele que la acción que permitas, culpando y responsabilizando a todos de tu vida, sea esta, ¿Tantas son tus ganas de probar a todos que eres alguien diferente? ¿O crees que somos ciegos y no nos damos cuanta de la falsedad con que ríes?, pero ya es raro que rías, ya es raro que digas hasta esas palabras falsas de aliento que le dedicaste para hacerlo sentir bien consigo mismo, ahora solo finges tu voz para pasar un buen día a lado de quienes no te aprecian, ¿Cuál es el capricho? ¿Cuál es la razón por la que te sometes a que destruyan tu autoestima a que castiguen tu sonrisa? (siendo tan bella) no te dan amor, no hay otra palabra, porque solo está ahí por lo mismo que tú, conveniencia, ¿Cómo crees que conviene quedarte conde te limitan a que no sanes? Donde juegan hacerte la vida más difícil cuando claramente dijiste como te sentías y justificarlo con el hecho de que todos cometemos errores sin querer, sin afán de lastimarte y creer que el lo hace por lo mismo, pero no te mientas hermosa, con nosotros no tienes ni que fingir las lágrimas.

Lo sé, es duro ver la verdadera persona que eres y odiar aquellos aspectos que son obscuros o negativos, violentos para que me entiendas, pero quien te dijo que valer, te quita esos desastres que forman tu personalidad, descuida, porque aquel que te ama, que realmente saca lo mejor de ti, que si se puede, no te formara una penumbra indescriptible de dolor en tus ojos, porque realmente que importa, ser única, decir la verdad, querer huir, cuando puedes simplemente desechar lo que te desgasta y dar la media vuelta, agradecer por la lección, mirar al terror hasta el fondo y aceptar que te amas y sabes, o mas bien espero que recuerdes, que hay alguien tan asquerosamente imperfecto, que se siente igual que tú.

¿Te acuerdas? Cuando las peleas conducían a abrazos y los malos momentos a tardes de película y comida para llevar en casa, ¿Te acuerdas el sonar de tu voz genuina cuando hablabas de una persona que realmente admiras y te trae paz? ¿Te acuerdas del círculo de personas que los mirábamos con amor? Porque eso transmitían, ¿te acuerdas lo gracioso que era equivocarse y que un detalle a la medida reparara el dolor? ¿te acuerdas del amor correspondido? Del jugar con las miradas y no tener palabras para negar lo que sientes y asustarte de sentirlo y emocionarte y después pelearte porque siendo tan perfecto aun se equivoca, ¡Dios! Dime que te acuerdas de la presencia de esa energía que envuelve las almas y hasta la persona mas torpe nota que están en algo más que enamorados, están en el amor de querer comerse al mundo con buenas acciones y un montón de buenos momentos para compensar que la vida no es perfecta.

Es genial cuando hablas de él, aunque sea solo para quejarte o negarlo, es como si regresaras a la vida después de estar en coma esperando que un milagro te reanime, todo va estar bien, pues eres tú, y no estás sola, mira bien, alguien esta muriendo igual de lento de tanto extrañarte, aunque solo sean dos locos que se contaron la vida a sueños, queriendo construir aquello que todos sueñan y pocos alcanzan, ¡Que vivan los buenos proyectos de vida! Espero esta vez lo recuerdes y tomes las fuerzas que te arrebataron para volver a ser plenamente una persona viva.

Con amor, una amiga.