Los expertos en probabilidad han detectado una falla lógica en el razonamiento de los teóricos

Por: Juan Rodríguez Vega

Existimos y somos criaturas vivientes. De ello se deduce que el universo en el que vivimos debe ser compatible con la existencia de la vida. Sin embargo, a medida que los científicos han estudiado los principios fundamentales que gobiernan nuestro universo, han descubierto que las probabilidades de que un universo como el nuestro sea compatible con la vida son astronómicamente bajas.

Lee Smolin

Podemos modelar cómo habría sido el universo si sus constantes —la fuerza de la gravedad, la masa de un electrón, la constante cosmológica— hubieran sido ligeramente diferentes. Lo que ha quedado claro es que, en una amplia gama de estas constantes, tenían que tener exactamente los valores que tenían para que la vida fuera posible. El físico Lee Smolin ha calculado que la probabilidad de que aparezcan por azar números compatibles con la vida es de 1 en 10 ^229.

Los físicos se refieren a este descubrimiento como el ‘ajuste fino’ de la física para la vida. ¿Qué debemos hacer con eso? Algunos toman esto como una prueba de nada más que nuestra buena suerte. Pero muchos científicos destacados: Martin Rees, Alan Guth, Max Tegmark —hemos tomado como evidencia de que vivimos en un multiverso: que nuestro universo es solo uno de un enorme, quizás infinito, conjunto de mundos. La esperanza es que esto nos permita dar una explicación de ‘monos en máquinas de escribir’ del ajuste fino. Si tienes suficientes monos pinchando aleatoriamente en máquinas de escribir, no es tan improbable que uno escriba unas palabras. Por analogía, si hay suficientes universos, con suficiente variación en los números en su física, entonces es estadísticamente probable que uno tenga los números correctos de por vida.

Esta explicación tiene un sentido intuitivo. Sin embargo, los expertos en matemáticas de probabilidad han identificado la inferencia del ajuste fino al multiverso como una instancia de razonamiento falaz. Específicamente, los teóricos del multiverso cometen la falacia del jugador inverso, que es un ligero giro en la falacia del jugador habitual. En la falacia del jugador habitual, el jugador ha estado en el casino toda la noche y ha tenido una terrible racha de mala suerte. Ella piensa para sí misma: “¡Mi próxima tirada de dados seguramente será buena, ya que es poco probable que lance mal toda la noche!” Esto es una falacia, porque para cualquier tirada en particular, las probabilidades de, digamos, obtener un doble seis son las mismas: 1/36. La cantidad de veces que ha tirado el jugador esa noche no influye en si la siguiente tirada será un doble seis son las mismas: 1/36. La cantidad de veces que ha tirado el jugador esa noche no influye en si la siguiente tirada será un doble seis.

En la falacia del jugador inverso, un visitante entra a un casino y lo primero que ve es a alguien que saca un doble seis. Ella piensa: “Vaya, esa persona debe haber estado jugando durante mucho tiempo, ya que es poco probable que tenga tanta suerte con solo una tirada”. Esto es falaz por la misma razón. El visitante del casino sólo ha observado una tirada de dados, y las probabilidades de que una tirada salga bien son las mismas que las de cualquier otra tirada: 1/36. El tiempo que el jugador ha estado rodando antes de este momento no influye en las probabilidades de que la tirada que el visitante observó sea un doble seis.

Ian Hacking

El filósofo Ian Hacking fue el primero en conectar la falacia del jugador inverso con los argumentos a favor del multiverso, centrándose en la teoría del universo oscilante del físico John Wheeler, que sostenía que nuestro universo es el último de una larga secuencia temporal de universos. Así como el visitante del casino dice “Vaya, esa persona debe haber estado jugando durante mucho tiempo, ya que es poco probable que tenga tanta suerte con solo una tirada”, el teórico del multiverso dice “Vaya, debe haber muchos otros universos antes de este, ya que es poco probable que hubieran aparecido los números correctos si solo hubiera habido uno “.

Otros teóricos se dieron cuenta más tarde de que la acusación se aplica de manera bastante general a cada intento de derivar un multiverso a partir del ajuste fino.

Considere la siguiente analogía. Te despiertas con amnesia, sin idea de cómo llegaste a donde estás. Delante de ti hay un mono golpeando una máquina de escribir, escribiendo perfectamente. Esto claramente requiere una explicación. Podrías pensar: “Quizás estoy soñando … quizás este sea un mono entrenado … quizás sea un robot”. Lo que no pensarías es “Debe haber muchos otros monos por aquí, la mayoría escribiendo tonterías”. No pensarías esto porque lo que hay que explicar es por qué este mono, el único que realmente has observado, está escribiendo y postular a otros monos no explica lo que está haciendo este mono.

Algunos han objetado que este argumento en contra de la inferencia del ajuste fino a un multiverso ignora el efecto de selección que existe en los casos de ajuste fino, es decir, el hecho de que no podríamos haber observado un universo que no estaba ajustado. Si el universo no estuviera ajustado, la vida sería imposible y, por lo tanto, nadie estaría alrededor para observar nada. Por supuesto, es cierto que existe este efecto de selección, pero no importa si se comete o no la falacia. Podemos ver esto simplemente agregando un efecto de selección artificial a la analogía del mono y la máquina de escribir del último párrafo. Considere la siguiente historia:

Te despiertas y te encuentras en una habitación sentada frente al Joker (de Batman ) y un mono llamado Joey en una máquina de escribir. El Joker te dice que mientras estabas inconsciente, decidió jugar un pequeño juego. Le dio a Joey una hora para golpear la máquina de escribir, comprometiéndose a liberarte si Joey escribía algo o matarte antes de que recuperaras el conocimiento si no lo hacía. Afortunadamente, Joey ha escrito “Me encanta cómo son los plátanos amarillos” y, por lo tanto, te dejarán en libertad.

En la historia anterior, no podrías haber observado a Joey escribiendo algo más (el Joker te habría matado antes de que tuvieras la oportunidad), del mismo modo que nunca podríamos haber observado un universo no ajustado. Y, sin embargo, la inferencia de muchos monos sigue siendo injustificada. Dado lo improbable que es que a un mono ordinario se le ocurra “Me encanta lo amarillos que son los plátanos” con solo golpearlos al azar, es posible que sospeches algún tipo de truco. Lo que no concluiría, sin embargo, es que debe haber muchos otros monos escribiendo basura. Una vez más, lo que necesita explicar es por qué Joey está escribiendo, y la postulación de otros monos no explica esto.

Por analogía, lo que necesitamos explicar es por qué el único universo que hemos observado está ajustado, y la postulación de otros universos no tiene en cuenta esto. 

Un Multiverso, donde nuestro Universo es solo uno de muchos, podría no ser tan inhóspito para la vida como se pensaba anteriormente; de hecho, si existe, la vida podría ser común POLITICA INVESTIGACIÓN Y TECNOLOGÍA JAIME SALCIDO/SIMULATIONS BY THE EAGLE COLLABORATI

¿Pero no hay evidencia científica de un multiverso? De hecho, algunos físicos creen que existe una prueba empírica tentativa de una especie de multiverso, el descrito por la hipótesis de la inflación eterna. Según la inflación eterna, hay un gran megaespacio que se expande exponencialmente en el que ciertas regiones se ralentizan para formar ‘universos burbuja’, siendo nuestro universo uno de esos universos burbuja. Sin embargo, no hay base empírica para pensar que las constantes de la física —la fuerza de la gravedad, la masa de los electrones, etc.— sean diferentes en estos diferentes universos de burbujas. Y sin tal variación, el problema del ajuste es aún peor: ahora tenemos una gran cantidad de monos, todos los cuales están escribiendo.

Teoría de cuerdas

En este punto, muchos introducen la teoría de cuerdas. La teoría de cuerdas ofrece una forma de dar sentido a la posibilidad de que las diferentes burbujas puedan tener diferentes constantes. En la teoría de cuerdas, los números supuestamente ‘fijos’ de la física están determinados por la fase del espacio, y hay 10500 diferentes fases posibles del espacio en el llamado ‘paisaje de cuerdas’. Podría ser que los procesos aleatorios aseguren que una amplia variedad de posibilidades del paisaje de cuerdas se realicen en los diferentes universos de burbujas. Una vez más, sin embargo, no hay ninguna razón empírica para pensar que esta posibilidad sea real.

La razón por la que algunos científicos se toman en serio la posibilidad de un multiverso en el que las constantes varíen en diferentes universos es que parece explicar el ajuste fino. Pero en un examen más detenido, la inferencia del ajuste fino al multiverso demuestra ser un ejemplo de razonamiento defectuoso. Entonces, ¿qué debemos hacer con el ajuste fino? Quizás haya otra forma de explicarlo. O quizás simplemente tuvimos suerte. 

Fuente:

Philip Goff, filósofo e investigador de la conciencia en la Universidad de Durham en el Reino Unido.

Su investigación se centra en cómo integrar la conciencia en nuestra cosmovisión científica.

http://www.philipgoffphilosophy.com

https://conscienceandconscienceness.com