Expone Sergio Pérez Torres las razones de ‘Los Arcoíris Negros’

Monterrey, Nuevo León. Abordaron la magia en prosa y estilo de Sergio Pérez Torres en la presentación de su libro Los Arcoíris Negros, del sello del Consejo para la Cultura y las Artes de Nuevo León y la editorial De otro tipo.

Pedro de Isla, escritor y director de la Casa de la Cultura de Nuevo León, acompañó a Pérez Torres en la mesa de presentación, en el Museo Estatal de Culturas Populares y recitó uno de los poemas del autor.

Aseguró que es un libro surgido de la obsesión por la muerte, pero también es una publicación obsesionado por la vida.

Pérez Torres describe su libro, el cual se puede hallar en venta en las estanterías de la Librería Conarte y en la Tienda Conarte en línea, como un proceso de redescubrimiento de su idea acerca de la vida y la muerte.

“Ni yo mismo lo entendía que lo contrario de la muerte en realidad es el nacimiento. Y que la síntesis de ambas es la vida”.

La obra literaria, que se encuentra dentro del catálogo de la Librería Conarte, es vista como una referencia al nacimiento y a la vida.

En su décimo libro, el autor explora la prosa poética para narrar la historia de un personaje en distintas facetas de su vida y su relación con la muerte en cada una de ellas.

“En este libro hay una ruptura con mis formas anteriores, los que se acerquen por primera vez a lo que escribo van a llevarse una satisfacción como aquellos que conocen bien mi trabajo poético”, afirma el autor.

Un ensayo sobre la muerte y la pérdida ofrece el escritor Sergio Pérez Torres en su libro Los arcoíris negros, publicado por CONARTE y la editorial De otro tipo.

Los arcoíris negros, surgió tras las reflexiones de otros veinte escritores jóvenes respecto a los géneros y su hibridación.

Es un libro mayormente autobiográfico, nació con la idea de que iba a ser un poemario. Su inspiración vino a partir del tercer poema, cuyo fundamento necesitaba plasmar una anécdota y logró ver las posibilidades de narrativa y hacer de Los Arcoíris Negros una nueva experiencia.

“Era como ir con una brújula, no tenía idea de qué era lo que iba a encontrar en el camino, pero sí tenía muy clara cuál era la dirección que debía de tomar y me di a la tarea de mezclar poemas en prosa entre los relatos. De jugar con los géneros literarios”, indica el autor.

El libro está estructurado de manera simétrica por bloques. Seis relatos en prosa, un poema, y así sucesivamente, así como por segmentos del tipo de muerte. Ahorcamiento, homicidio, etcétera. Y aunque son historias que se pueden leer aisladas, no necesita saber lo que pasó antes o después para tener idea de lo que es el universo de arcoíris negro. El orden de los factores no altera el producto, añade Pérez Torres.