Secretaría de Cultura señala mala práctica de Comme des Garçons en la etapa de negociación con comunidades artesanales de Saltillo y Contla

La Secretaría de Cultura del Gobierno de México señala que la marca japonesa Comme des Garçons Co., Ltd antepuso su calendario comercial al interés de cerrar un acuerdo ético con las comunidades creadoras de Saltillo, Coahuila, y Contla, Tlaxcala, con quienes se había iniciado una mesa de negociación.

La rapidez con la cual la marca lanzó al mercado la colección Junya Watanabe Man Fall/Winter 2022 afectó el proceso de negociación a través del cual las y los artistas originarios esperaban acordar una propuesta de convenio justa. Además, se utilizó el nombre de la Secretaría de Cultura federal de forma incorrecta.

El proceso dio inicio el 24 de noviembre de 2021, cuando a través de la embajada de México en Japón, esta Secretaría recibió el comunicado de la marca, donde manifestó su interés por conocer el procedimiento para utilizar los patrones tradicionales del sarape en algunos de sus diseños.

La rapidez con la cual la marca lanzó al mercado la colección Junya Watanabe Man Fall/Winter 2022 afectó el proceso de negociación a través del cual las y los artistas originarios esperaban acordar una propuesta de convenio justa.

Como respuesta, se indicó que los derechos colectivos del sarape de Saltillo pertenecen a comunidades de Saltillo en Coahuila y de Contla en Tlaxcala. Se precisó que el papel de la Secretaría de Cultura federal y de las instancias estatales de cultura sería exclusivamente el de fungir como facilitadores del proceso, buscando siempre el beneficio de las comunidades creadoras. Se explicó, también, que son las comunidades quienes deciden qué hacer con el patrimonio cultural que les pertenece, como ha expresado en reiteradas ocasiones la secretaria de Cultura federal, Alejandra Frausto Guerrero.

En diversas reuniones, las y los creadores de Coahuila y Tlaxcala presentaron, entre otras alternativas, la petición de incluir una etiqueta en las prendas de la colección mencionada que reconociera el derecho original de las comunidades de artistas originarios, además de un pago específico por esos derechos y apoyo a materiales y equipos de trabajo.

Se solicitó también a la marca que en conjunto se organizara un seminario internacional sobre derechos colectivos y que se explorara la posibilidad de una colección futura en colaboración con las comunidades creativas y la marca. Sobre esta última petición, Comme des Garçons propuso explorarla en una segunda etapa.

Ambas partes acordaron continuar las negociaciones para llegar a un acuerdo que se anunciaría en un comunicado conjunto. Las comunidades creativas originarias manifestaron en todo momento el imperativo de llegar a un acuerdo justo para todas y todos, siempre bajo los principios de respeto, reciprocidad y reconocimiento pleno y colaborativo.

La Secretaría de Cultura llama a esta y a todas las marcas interesadas en colaborar con comunidades originarias, a conocer y sumarse al Decálogo de Original.

Pese a ello, el 17 de enero de 2022 la marca realizó el lanzamiento publicitario de la colección, anteponiendo su calendario comercial al interés de cerrar un acuerdo definitivo con las comunidades creadoras originales y en ningún momento citaron a las y los creadores que con nombre y apellido venían trabajando en el proyecto de colaboración, incurriendo así en una mala práctica.

A esto se suma la declaración errónea de la marca al afirmar que trabajaba con la Secretaría de Cultura federal, pese a que esta dependencia solo fungía como facilitadora durante el proceso de negociación.

Así, esta Secretaría condena que la marca haya interrumpido un proceso de negociación que estaba aún en marcha.

La campaña ‘Original’, busca fortalecer el patrimonio de los artesanos

La Secretaría de Cultura llama a esta y a todas las marcas interesadas en colaborar con comunidades originarias, a conocer y sumarse al Decálogo de Original, iniciativa en favor de los Derechos Colectivos presentada por esta Secretaría, del cual se destacan estos principios[1]:

  1. RESPETAR los derechos colectivos que las comunidades y pueblos creativos de México tienen sobre su patrimonio cultural.
  2. CONSULTAR la opinión de las comunidades y pueblos creativos de México sobre la producción y reproducción de las obras que conforman su patrimonio cultural, en compañía de las autoridades correspondientes.
  3. RESPETAR las condiciones que los pueblos y comunidades creativos de México establezcan para el uso, reproducción y producción de sus creaciones y la relación con los tiempos y pago justo de las mismas.

La Secretaría de Cultura del Gobierno de México refrenda su compromiso para colocar en el centro de su agenda y responsabilidad diaria, la defensa de los derechos de las comunidades creativas y generar un diálogo entre iguales, con respeto y ética, donde las y los creadores tradicionales sean quienes decidan con quién y cómo quieren trabajar.

[1] El Decálogo completo se puede consultar en: https://original.cultura.gob.mx/decalogo/