Atraer de nuevo al público tras la pandemia, desafío para la Coordinación de Difusión Cultural

Rosa Beltrán, nueva titular de CulturaUNAM, presentó las ideas eje de su plan de trabajo

Un planteamiento humanista que aproveche las lecciones aprendidas durante la pandemia e imagine nuevas formas de vivir la cultura, es lo que guiará la gestión de la nueva coordinadora de Difusión Cultural UNAM (CulturaUNAM), la escritora Rosa Beltrán, quien, en su primer encuentro con la prensa tras su nombramiento, expuso algunas de las ideas con las que actualmente prepara el plan de trabajo 2022-2024 para el Subsistema de Difusión Cultural.

Rosa Beltrán, directora de Literatura de la UNAM, anunció los seudónimos de los 12 concursantes finalistas de novela breve del segundo virtuality literario “Caza de letras”. VAF. Foto: Agencia EL UNIVERSAL/Pablo Campos.

Con casi tres lustros en la Coordinación, en la que fue directora de Literatura y de la Casa Universitaria del Libro, la autora considera que uno de los mayores desafíos de administración será atraer nuevamente al público, tras el distanciamiento físico provocado por la emergencia sanitaria, “acercarlo nuevamente a través de la música, el teatro, la danza, los talleres y, sobre todo, los festivales”.

Por ello, comentó, la palabra pospandemia es clave en su proyecto. “Uno de los propósitos de mi gestión tendrá́ que ver con el regreso presencial, que tanta falta nos hace. Este fin de la pandemia ―y esperemos que así lo sea― hará que adoptemos mucho de lo aprendido en ella. No vamos a dejar este trabajo hecho a través de las redes y los medios digitales, pero necesariamente tendremos una posición hibrida en un principio y después tenderemos poco a poco hacia lo presencial”.

Pospatriarcado

Pospandemia y pospatriarcado, dos palabras que serán clave en su administración.

Otro concepto clave para la coordinadora será el de pospatriarcado, que a pesar de generar controversia es indispensable abordar. “Yo sé que esta palabra hace ruido, pero será uno de los ejes más importantes de mi gestión y tiene que ver con la diversidad, la inclusión, la igualdad, las nuevas masculinidades, con formas de pensarnos de manera distinta, con formas de analizar y estudiar, como lo hacen la Universidad y el espíritu universitario, el machismo”.

Aclaró que desde las disciplinas artísticas hay mucha tela de donde cortar con respecto al tema, así que invitará a las personas responsables de las distintas áreas que integran CulturaUNAM a que piensen en acciones para trabajar a partir de esta perspectiva. “Soy feminista y soy mujer, he vivido en este cuerpo muchos años. Me importa que se ponga en primer plano, en la mesa de discusión, el tema del patriarcado, y que se lo cuestione, que se visibilicen las formas de opresión y que también se hable de las nuevas masculinidades. No es una palabra excluyente, invita a que pensemos como hemos vivido hasta ahora y por qué ha habido tanta violencia de género”.

Agregó que el camino de la igualdad no solo es el más deseable y el óptimo, sino el que hace la vida más fácil tanto a mujeres como a hombres, “nos ayuda a tener una postura inteligente, humanista, de concordia”.

La nueva coordinadora, quien también es egresada y académica de esta Casa de Estudios, dijo que la UNAM es puntera en captar, difundir y llevar al público las voces más diversas y significativas del mundo, por eso tiene el ideal de poner en un primer plano el concurso de estas expresiones diferentes para conciliarlas en una sola.

“La Universidad es el lugar donde yo busco un discurso que concite, concilie y exprese esas diferencias. Estoy convencida de que las narrativas de choque, confrontación y violencia en el país y en el mundo son uno de los peligros más grandes de este tiempo y son contrarias al espíritu universitario”.

Rosa Beltrán, directora de Literatura de la UNAM

Señaló que el discurso violento, junto con la violencia expresa que se vive ya en todo el mundo, ha minado las esperanzas de los seres humanos. “Yo quisiera recobrar estas esperanzas volviendo a la discusión, en el sentido universitario y académico del término, dentro de la gestión cultural”.

Continuidad

Fomentará la conciliación de diferentes voces y perspectivas desde la gestión cultural.

Rosa Beltrán dijo ser contraria a la costumbre de hacer tabula rasa cuando se llega a un cargo público, “es un desperdicio y una tontería”, por lo que aprovechará el trabajo de quienes la antecedieron al frente de la Coordinación. En particular aplaudió y reconoció lo hecho durante la administración de su predecesor, Jorge Volpi, y aseguró que una parte fundamental de su gestión será consolidar varios de sus programas, entre los que mencionó las nuevas unidades de periodismo de investigación, de coordinación académica y de género.

Añadió que se dará continuidad al trabajo que se hizo enfocado a los jóvenes, “porque ellos son un termómetro, quienes nos dan retroalimentación de lo que hacemos”, y que el programa Puntos CulturaUNAM, dirigido a estudiantes, se mantendrá y extenderá a la comunidad académica y docente para que también se beneficie de la oferta cultural y opine sobre los proyectos que se hacen en la Coordinación. De igual manera, se reforzarán los proyectos de las quince Cátedras Extraordinarias.