Colombia Moya, promotora de la danza para la niñez

La reconocida bailarina, coreógrafa y docente también fue actriz, guionista e investigadora

La Secretaría de Cultura del Gobierno de México y el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (Inbal) lamentan el deceso de la maestra Colombia Moya Moreno (Colombia, 1935; México, 2022) quien no sólo destacó como bailarina, coreógrafa y maestra de danza, sino como actriz, guionista, promotora, investigadora y crítica.

Colombia Moya, quien falleció el 7 de febrero, desde niña demostró aptitudes para el lenguaje escénico, talento heredado por su padre, el escenógrafo cinematográfico Luis Moya.

Su formación la realizó en la Escuela Nacional de Danza Nellie y Gloria Campobello, en particular con la maestra Magda Montoya, y por sus cursos de técnica clásica con personalidades como Nina Shestakova, Alejandro Zybin y Nelsy Dambré, además de danza española con Óscar Tarriba.

Colombia Moya, quien falleció el 7 de febrero, desde niña demostró aptitudes para el lenguaje escénico, talento heredado por su padre, el escenógrafo cinematográfico Luis Moya. Foto: Mediateca INAH.

Asimismo, estudió en la Schola Cantorum, en la Escuela Jacques Lecoq, donde aprendió expresión corporal, pantomima y ballet. Incluso ingresó a la Universidad Obrera de Nouvelle, cursó historia del arte en La Sorbona de París, artes escénicas en el Theatre des Nations y dirección de cámaras en el Instituto Latinoamericano de Comunicación Educativa (ILCE) en México.

Su trayectoria la inició en el Ballet Moderno Mexicano (1952) y en el Ballet de Bellas Artes (1952). Después formó parte del Ballet Folklórico de México de Amalia Hernández, agrupación con la cual realizó una gira por Cuba en 1960.

Como directora de proyectos estuvo a cargo de un grupo infantil en el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME). Más tarde, ya consolidada como bailarina y coreógrafa, fundó en 1979 el Departamento de Danza de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Esta experiencia la inspiraría para crear en 1983 la Compañía de Danza Folklórica Universitaria. Junto con Waldeen participó en la fundación de la Escuela Nacional de Danza Moderna en Cuba, donde fungió como docente. 

Uno de sus legados fue promover la inclusión de la danza en la formación básica, pues abogaba para que el sistema educativo abrigara una danza educativa. Al respecto, expresaba: “una danza para educar cuerpos y mentes, abrir compuertas a la inteligencia muscular y a la percepción personal del mundo, de la vida, del lenguaje corporal con gramática propia y posibilidades de expresar lo que no dicen las palabras”.

Su trabajo como guionista tuvo eco en diversos programas de televisión y radio, como Teleculturama semanal y Teledanza (1972), así como Tiempo de danza transmitida por Radio UNAM entre 1973 y 1985; la serie Danza y sociedad (1986-1988) en Radio Educación, y Danza y variaciones en el Instituto Mexicano de la Radio (1993-2000).

Entre los reconocimientos que obtuvo, destacan el Premio Nacional de Danza otorgado por el Instituto Nacional de la Juventud (1954) y la Medalla Homenaje una Vida en la Danza (1991), del Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información de la Danza José Limón, del Inbal.