Analizan en proyecto artístico la calidad del agua que se consume en Nuevo León

La joven artista Jessel Quintanilla, alumna de la Facultad de Artes Visuales de la UANL, presenta la exposición Punto seco en el Laboratorio Expositivo de la Escuela Adolfo Prieto de Conarte

Punto seco es una profunda investigación sobre la escasez de agua y la severa contaminación de los mantos acuíferos y ríos de Nuevo León

Monterrey, Nuevo León. Punto Seco es proyecto seleccionado en la convocatoria Revisiones de Arte EAP-Nuevas Estéticas para Nuevas Sensibilidades, en su primera emisión, realizada por la Escuela Adolfo Prieto, el cual busca reconocer cómo las descargas de aguas contaminadas en ríos de Nuevo León afectan en gran parte la calidad de vida.

La terrible crisis de agua y su contaminación, que actualmente sufren los nuevoleoneses, sin duda concientiza sobre la importancia de su cuidado y la urgente protección de los mantos acuíferos y ríos del Estado.

Por ello, viste de relevancia sobre este tema la investigación realizada por la joven artista Jessel Quintanilla, alumna de la Facultad de Artes Visuales de la UANL, para cristalizar su proyecto artístico en la exposición Punto seco, que será inaugurada el miércoles 25 de mayo a las 19:00 horas en el Laboratorio Expositivo de la Escuela Adolfo Prieto de Conarte.

La exposición está conformada con 10 fotografías a color, un video, poemas, un fotolibro y pequeñas muestras de tela y frascos con muestras de agua de diferentes zonas, empezando por las cascadas del cerro de Guadalupe que se conectan en el Río Santa Catarina y el Río San Juan y desembocan en la Presa El Cuchillo.

La exposición está conformada con 10 fotografías a color, un video, poemas, un fotolibro y pequeñas muestras de tela y frascos con muestras de agua de diferentes zonas, empezando por las cascadas del Cerro de Guadalupe que se conectan en el Río Santa Catarina y Río San Juan y desembocan en la Presa El Cuchillo.

El proyecto fue seleccionado por un jurado integrado por Christian Manuel Camacho Reynoso, Isa Natalia Castilla y Lucia Lara Ramírez.

La recolección de agua en ciertas coordenadas empieza en el nacimiento de las cascadas del Municipio de Guadalupe hasta su punto final en El Cuchillo.

Todo este recorrido, en el que además se encapsula una pequeña cantidad de agua en cada punto y se hace uso de la tela, permite observar el cambio y refleja el contexto en que fue tomada.

Este proceso es con el fin de mostrar el recorrido del agua en una ciudad donde el crecimiento industrial es clave y el medio ambiente queda en segundo plano, y donde el abastecer de agua a una población que crece exponencialmente se vuelve un reto.

“El proyecto lo estuve trabajando en Facultad de Artes Visuales como parte de mi tesina y luego decidí hacerlo más grande, ir más allá en la investigación”, manifestó Quintanilla.

“Estuve yendo a 10 coordenadas, empezando por las cascadas de Guadalupe en el cerro y de allí fui bajando a la urbe, pasamos a Ciudad Benito Juárez, el Río Santa Catarina, que luego se convierte en Rio San Juan, luego llegamos a Cadereyta y terminamos en la Presa El Cuchillo; allí recolecté 10 muestras de agua y también estuve lavando telas en el río para ver los cambios que había en el agua, no solo físicamente, sino también en el entorno y cómo termina en la Presa El Cuchillo”, explicó la artista.

La investigación, mencionó Quintanilla, tiene que ver con la crisis del agua y su contaminación.

“Cuando empezamos el proyecto no estaba tan difundida esta crisis que estamos viviendo ahora; sin duda, la situación ha cambiado mucho. El propósito es mostrar mi punto de vista y hacerlo notar a los demás; es desde un punto de vista artístico y crítico, por ello hice esta investigación de campo y un muestreo.

“Y lo interesante es que me di cuenta que, en los ojos de agua, cuando el agua está pura, aun en esos lugares, se presenta ya la mancha urbana y la contaminación; somos nosotros con todos los contaminantes y cuando esta agua llega a la ciudad es más notorio el cambio y yo quería mostrar ese proceso”, expuso.

El registro fotográfico que realizó es muy extenso, señaló, pero para la exposición se hizo una selección de 10 fotografías y un video de todo el proceso.

También se realizó un fotolibro en la página Instagram del proyecto el cual se puede consultar aquí.

“El agua se ha discutido desde el ecofeminismo como pasiva y sus cualidades prístinas una fuente invisible que ha sido construida ideológicamente como un recurso que ‘debe’ ser administrado. El proyecto de Jessel Quintanilla nos lleva a cuestionar esa pureza al poner en evidencia una serie de rasgos”, escribe la Maestra Jeimy M. Galaviz, quien realizó el texto de la exposición.

“A través de un profundo proceso investigativo que nos permite visitar con su obra diversos ríos de la región por medio de trabajo de campo y la observación como un modo de entender el desarrollo del ecosistema que habita los ríos que ella ha recorrido siendo entonces el agua el principal elemento de su estudio.

“El agua traza a través de los ríos un recorrido de la Ciudad de Monterrey y del Estado de Nuevo León, mismo que es explorado en la recolección a contracorriente del líquido, que empapa una serie de residuos que son muestra de las causas antropogénicas de la contaminación del agua. Estos registros en tela implican el estatus de ese elemento en cuyo resultado se refleja un rastro de vida, de contaminación y de modificación de sus compuestos; es por esto que el recorrido del agua se vuelve tan importante como objeto de estudio en su concepción más simple: dependemos del agua para vivir”, señaló.

En el proyecto también participaron Laura Cervantes (Auxiliar en textiles), Fernando Hinojosa (poemas Me acostumbro y Tiempos secos, José Luis Quintanilla (Registro de video), Samuel Robles (Edición y promoción en redes) y Melchor Ulibarri (Distribución y acomodo de fotografía).

Revisiones de Arte EAP – Nuevas Estéticas para Nuevas Sensibilidades, primera emisión es un proceso de retroalimentación académica en el cual se da acompañamiento curatorial y museográfico sobre un proyecto o pieza expositiva (de reciente creación y no expuesta anteriormente), realizada, ya sea de manera individual o colectiva. Los proyectos seleccionados realizan un montaje expositivo dentro de las instalaciones de la Escuela Adolfo Prieto. Se realizará una memoria impresa y digital integrando todas las propuestas seleccionadas. La exposición Punto seco permanecerá en exhibición en la Escuela Adolfo Prieto del 26 de mayo de 2022 al 11 de junio de 2022, el horario es de lunes a viernes de 10:00 am a 7:00 pm y sábados de 10:00 am a 2:00 pm. La entrada es libre.