Las clases presenciales en 2022, ¿qué pasó?

Por: Alfonso Delgado Díaz

En Marzo del 2020 se anunció que se suspenderían temporalmente las clases presenciales debido a la expansión de la pandemia de Covid-19, desde los Jardines de Niños hasta las universidades, los niños y jóvenes estuvieron tomando sus clases en la modalidad virtual permaneciendo así hasta principios del 2022.

Los dos años de pandemia significaron una serie de retos para los docentes, alumnos y padres de familia, quienes han buscado adaptarse a estrategias de evaluación y enseñanza distintas que se pudiesen adaptar a los cambios que generó la pandemia en nuestras vidas.

En 2022, se anunció el regreso a clases presenciales en algunas instituciones educativas, siempre y cuando siguieran las medidas de salud para que docentes y alumnos se protejan. Desde el regreso a clases las opiniones de la población quedaron divididas: por un lado estaban los padres de familia que negaban el acceso a sus hijos a clases presenciales, argumentando que el riesgo de contagio sería mucho mayor y que sería una pérdida de tiempo llevarlos por las deficiencias que presenta la educación en México; por otro lado se encontraban aquellos padres que consideraban primordial la formación académica de sus hijos y deseaban su regreso a las aulas presenciales por su salud mental.

Con respecto a ambas posturas, el autor de este artículo se inclina por la segunda, porque es una irresponsabilidad afirmar que las clases presenciales son una pérdida de tiempo al justificar esa postura con los malos resultados en la educación en México. Está comprobado que la educación virtual en adolescentes y niños tampoco garantiza una formación de calidad, porque la mentalidad de cada persona es distinta y no todos pueden adaptarse a las nuevas modalidades de trabajo: puede que algunos estudiantes no hayan asistido a clases virtuales por desidia y falta de compromiso, pero un gran número de alumnos no asiste y no entrega actividades escolares por factores que impiden su apto desempeño académico como:

  • – Problemas de conexión a Internet
  • – El incremento en el número de peleas familiares
  • – La problemática del acceso a Internet en zonas rurales y marginadas
  • – Problemas de salud

Con el regreso a clases presenciales los pedagogos, psicólogos, profesores y estudiantes afines a estas profesiones, descubrimos estas deficiencias que presentaban los niños y adolescentes durante su estancia en las aulas en este 2022: había alumnos de secundaria de 13 y 14 años que tenían comportamientos y aprendizajes de un niño de primaria, así como alumnos de primaria de 5to y 6to grado que aún no dominaban las operaciones básicas de Matemáticas. Esto sumado a los problemas de conducta que presentaban los alumnos, problemas para manejar sus emociones y consumo de sustancias tóxicas en el caso de los adolescentes.

Estas deficiencias se deben porque los niños y jóvenes necesitan los agentes de socialización y comunicación para poder desarrollar las habilidades blandas para la vida y que les permitan desarrollarse como individuos. Lev Vygotsky, pedagogo y especialista ruso autor de la Teoría Sociocultural sostenía que los niños desarrollan sus aprendizajes mediante la socialización para adquirir mejores y nuevas habilidades cognoscitivas como proceso lógico de su inmersión a un modo de vida rutinario y familiar.

Lo establecido por Vygotsky en su teoría, evidencia que no importa la edad cronológica de un ser humano, si no establecemos comunicación y no tenemos interacción social desde nuestra infancia como está pasando en la pandemia de Covid-19, no podremos desarrollar los aprendizajes, aptitudes y conducta adecuados que vienen en etapas posteriores como la preparatoria o la universidad, así el individuo tenga más de 25 años.

Pese a las problemáticas encontradas en las aulas de clases, no todo fue negativo, se descubrió que los alumnos que despiertan su interés por el aprendizaje, han desarrollado de manera autónomo talentos y capacidades, por ejemplo habilidades artísticas, musicales, tecnológicas y sociales, llegando a existir niveles de madurez y aprendizaje bastante diferentes en los alumnos. Esto se produjo, debido a que las clases virtuales beneficiaron a los alumnos que tienen la capacidad de ser autodidactas, pueden generar su propio ritmo de aprendizaje y establecer su propia disciplina, pudiendo llenarse de conocimientos que pueden adquirir en las redes sociales como Instagram, TikTok o YouTube, o apuntarse a cursos de diferentes asignaturas que se anuncian en Internet.

Con estos fenómenos producidos por el confinamiento, pandemia y auge tecnológico, nos encontraremos con generaciones que a futuro pueden ser grandes emprendedores tecnológicos. La solución para los diferentes problemas educativos, está en que el estado se proponga en abrir cursos de apoyo académico que brinden la posibilidad de nivelar los aprendizajes no logrados durante la pandemia.

Fuente:

https://alfonsodelgado2001.blogspot.com/2022/06/las-clases-presenciales-en-2022-que-paso.html