Desdémona frente al cadáver, una obra que expone los amores obsesivos que terminan en tragedia 

Patricia Yáñez y José Antonio Becerril emplean a uno de los personajes femeninos de Shakespeare para darle voz desde su muerte

Consulta la página de Teatro UNAM

La muerte del personaje de una de las obras de William Shakespeare es el punto de partida para Desdémona frente al cadáver, una puesta en escena producida por Teatro UNAM, a través del programa Residencia Expuesta, que se presentará en el Teatro de Santa Catarina del 25 de agosto al 11 de septiembre, y aborda el amor, los celos, la alegría de vivir, los malos entendidos, la falta de comunicación y la locura, desde una perspectiva poética corporal con la cual exigen un alto a los feminicidios.

Contrario a Otelo, el moro de Venecia, en la cual un hombre escribe sobre la vida de otro, aquí la historia se cuenta desde una perspectiva femenina, dando voz a un cadáver: el de Desdémona, pues es justo a partir de la tragedia de su muerte que se desentraña la obra escrita y dirigida por Patricia Yáñez y José Antonio Becerril, de la compañía La Lejana Teatro.

“Este personaje visita a Otelo cuando acaba de morir, ya que despierta y no sabe qué le pasó, y aunque lo intuye, sospecha que le pasará algo a él; mientras que el personaje de Otelo todo el tiempo se da cuenta de lo que hizo, se le presentan recuerdos y admite que no debió haberlo hecho”, explica la directora. 

La temporada en el Teatro Santa Catarina, en Coyoacán, va del 25 de agosto al 11 de septiembre.

Patricia Yáñez, quien también interpreta a Desdémona, comenta que el proceso creativo se realizó en 2020, durante la pandemia por Covid-19, primero a la distancia, vía zoom, y se enfocaron en abordar el tema de los feminicidios, los cuales ya no solo se suscitaban en las calles por inseguridad, sino que ocurrían en el encierro.

“Nos dimos a la tarea de preguntarle a especialistas, uno de ellos fue Jacobo Dayan, quien nos abrió mucho el panorama de las causas del feminicidio y nos aseguró que los perpetradores, en este caso los asesinos, solían ser personas muy conocidas de la víctima: el esposo, el novio, el padre o algún familiar. Eso nos llamó mucho la atención por qué creíamos que sucedía solo de desconocidos a mujeres y, al contrario, la tasa de índice mayor señala que los criminales son personas conocidas”.

A partir de ahí tanto ella como José Antonio se dieron a la tarea de revisar la obra de Shakespeare, “Otelo, el moro de Venecia”, en la cual el personaje principal es un hombre enfermo de celos que está manipulado en su mayoría por Yago, a quien le cae mal y quiere obtener su puesto, por lo que empieza a idear todo ese veneno con la ayuda de su esposa, quien además es la mejor amiga de Desdémona.

Abordan el feminicidio en un despliegue poético corporal que exhorta a la sociedad a terminar con la violencia contra la mujer.

“Nos dimos cuenta que muchos de los feminicidios en nuestro país son también por amores tóxicos, amores obsesivos de una persona hacia la otra, en este caso del hombre hacia la mujer y también devienen de este pensamiento y sistema machista en el cual se desarrolla la mujer, desde la infancia hasta la adultez, la cual, hoy en día, sigue siendo catalogada como un objeto que le pertenece a alguien más”, lamenta.

Patricia Yáñez agrega que la obra de Shakespeare retrataba muy bien eso porque en ningún momento el personaje de Desdémona engaña a Otelo, al contrario, ella lo ama y confía en él, está abnegada a él, se casan en secreto y en un principio tienen un amor de cuento que acaba convirtiéndose en una tragedia muy grave.

“¡Si me hubiera dado cuenta, por qué no fui capaz de ver la sombra de Otelo que me acompañó desde el momento en que me levanté de la cama!”, dice la protagonista haciendo referencia a que dormía con el enemigo. Patricia Yáñez considera que esto es algo de lo que más duele en torno a los crímenes contra mujeres, las cuales ni lo sospechan porque confían en sus victimarios, mientras que la gente a su alrededor, una vez que la tragedia acontece, manifiesta que se pudo haber evitado.

De sueño a pesadilla

La obra se desarrolla en un espacio que trata de replicar la casa de Patricia, primer lugar donde se realizó la puesta en escena porque se transmitía en vivo a las redes sociales, por lo cual se hizo la síntesis del departamento en el que vivían Otelo y Desdémona, pero ahora en el espacio del Teatro Santa Catarina. La escenografía e iluminación están a cargo de Erika Gómez, el diseño multimedia de Miriam Romero y Ricardo Rodríguez y el diseño sonoro es de Juan Pablo Villa.

“Sintetizamos el baño, la habitación, la sala, la recámara, a tal grado de que la cocina es solo la tetera, la parte por el todo. También hay una irrupción de realidad, parece que es real pero es un espacio onírico, sumamente surrealista, con una lógica de sueño donde de pronto llueven zapatos, se ven pájaros, parece un sueño que tiende a ser una pesadilla con un lenguaje musical y corporal”.

Patricia indica que el texto se realizó a partir de cadáveres exquisitos, es decir, el juego en el que se escribe un texto en un papel y se dobla para que el siguiente participante solo vea el final y lo continúe. En este caso, la gente tuvo la posibilidad de participar desde las transmisiones en vivo y actualmente, en la página de la compañía se le sigue pidiendo que escriba en un muro virtual: ¿Qué le dirías a Otelo, a tu agresor o a la persona que te lastimó en una relación?

“No solo mostramos el evento trágico, nuestro riesgo es transformar esa violencia en poesía, hacemos uso del lenguaje poético, de la música en vivo que Juan Pablo Villa tiende a desarrollar junto con nosotros; también hay una improvisación actoral porque, aunque tengamos una escaleta definida, todo el tiempo surgen piezas nuevas. Hay un lenguaje visual muy rico y composiciones con los personajes”.

En el escenario del Teatro Santa Catarina, en donde se estrenará Desdémona frente al cadáver el jueves 25 de agosto, está colocado un muro de plástico que delimita la vida y la muerte, el cual explica Patricia, alude a la película Orfeo, de Jean Cocteau, en donde el personaje atraviesa el espejo y ya está en el mundo de los muertos; y aunque Desdémona esté vibrando en el mundo de los vivos, todo el tiempo quiere irse al mundo de los muertos, del otro lado del muro. 

“Aprovechamos la proporción no convencional del Teatro Santa Catarina y la proyección de un personaje llamado La Sombra, interpretado por Trillo Carrillo, que cuando empezamos la obra de manera virtual era un camarógrafo que todo el tiempo nos seguía. Quisimos evidenciar a este personaje, es un voyerista y da la sensación que es un perito que acaba de llegar y encontrar el cuerpo en la escena del crimen”.

Patricia Yáñez adelanta que un poco la intención de esta otra narrativa es decirle al espectador que muchas veces en una tragedia, o en el lugar de los hechos, hay diversos puntos de vista, por lo que se debe ser observador, no dejarse engañar y preguntarse qué fue lo que realmente pasó.

“Es lo que queremos, cuestionarnos y cuestionar al espectador sobre qué estamos haciendo para que estos eventos trágicos sigan sucediendo, la violencia continúa y la estamos normalizando en redes sociales, ya no nos escandaliza, al contrario, estamos anestesiados contra esas imágenes, eso es lo que hay que cambiar”, destaca. 

Desdémona frente al cadáver se presentará los jueves y viernes a las 20 horas, sábados a las 19 horas y domingos a las 18 horas, hasta el 11 de septiembre, en el teatro ubicado en Jardín Santa Catarina número 10, en Coyoacán. El viernes 26 no habrá función, pero se repondrá el miércoles 31 de agosto a la misma hora. Los boletos tienen un precio de $150, con 50% de descuento a alumnos, maestros, exalumnos de la UNAM e INAPAM. Los Jueves PUMA el costo es de $30 pesos.