Recuerda lo efímero de la vida con su exposición ‘Una segunda madre’

La muestra, conformada con alrededor de 15 fotografías a color y una instalación, fue inaugurada anoche en la Escuela Adolfo Prieto de Conarte

Monterrey, Nuevo León. La vida es efímera y se pasa como un suspiro. Esto lo tiene muy presente el joven fotógrafo y artista visual Emma Omaña, quien a través de su exposición ‘Una segunda madre’ le rinde un homenaje a su abuela Josefa Salazar Garza, quien se hizo cargo de él y sus hermanos, cuando murió su madre hace una década.

Omaña recuerda con tristeza la muerte de su madre, cuando él tenía solo 10 años y era el mayor de sus hermanos y cómo su abuela paterna decide adoptarlos, llevarlos a su casa y arroparlos con su amor.

La exposición ‘Una segunda madre’, conformada con alrededor de 15 fotografías a color y una instalación, fue inaugurada anoche en la Escuela Adolfo Prieto de Conarte.

El joven fotógrafo y artista visual Emma Omaña, a través de su exposición ‘Una segunda madre’, le rinde un homenaje a su abuela Josefa Salazar Garza, quien se hizo cargo de él y sus hermanos, cuando murió su madre hace 10 años.

La ceremonia de inauguración de la muestra fue presidida por el Maestro Eliud Nava, Director de la Escuela Adolfo Prieto, acompañado por el artista; la Lic. Arissa Hernández, Responsable de seguimiento de Proyectos de la EAP y la Lic. Ana Gabriela Torres, Coordinadora de Desarrollo Académico de la EAP.

“Esta exposición es uno de los proyectos seleccionados de la convocatoria Revisiones de Arte EAP 2022. Nuevas Estéticas Para Nuevas Sensibilidades, que tiene como objetivo apoyar a los artistas más jóvenes que cuentan con algunas exposiciones colectivas o alguna individual y esto sumaría a su currículum y su hoja de vida para poder tener acceso a otros certámenes que les faciliten establecerse en su trayectoria artística”, manifestó Nava.

En esta convocatoria, explicó, se recibieron 18 proyectos que tenían como requisito que el 80 por ciento de su conceptualización para desarrollarse en la Escuela Adolfo Prieto.

El jurado invitado seleccionó seis de esos 18 proyectos y el de Omaña es uno de los seleccionados.

“El próximo mes de octubre estaremos presentado el último de estos proyectos, que es el de Carla Proa y a principios de diciembre estaremos presentado la memoria de los seis proyectos, los textos, los ensayos que los jurados desarrollaron y otros que ampliarán la información en esta primera edición de esta convocatoria”, expresó Nava.

Un homenaje a su querida abuela

“Esta exposición es una especie de homenaje para mi abuela, ella sigue viva. Hace 10 años murió mi madre y mi abuela nos adoptó. Mis hermanos y yo nos fuimos a vivir con ella”, manifestó Emma Omaña.

“Y hace un año comencé a fotografiar mucho su habitación y a ella y allí fue cuando me empecé dar cuenta, que nada es eterno, todos algún día vamos a partir. Y me empecé a preocupar mucho y a pensar en ese día que no quiero que llegue, pero que sé que va a llegar”.

“Entonces”, agregó, “me aferré a mantenerla viva, hacerla inmortal, a mantener todos los recuerdos vivos, fotografiando el espacio, su habitación, donde llegamos a dormir todos juntos. Busco mediante la fotografía capturar, inmortalizar, mantener esos recuerdos. Capturando el espacio y momentos con mis cámaras”.

Es una exposición, dijo el joven artista, que habla de nostalgia y sentimientos y que hace recordar lo rápido que pasa la vida y el deber de valorar, aprovechar y atesorar todos los momentos con los seres queridos.

“Una casa o una habitación no es solo el lugar donde dormimos, comemos o pasamos el día salvaguardando nuestra seguridad. Es también el espacio que guarda memorias, recuerdos, el que nos vio crecer, las paredes son testigos de todo lo que una vez ha pasado dentro de nuestros hogares, todos los objetos llegaron aquí por una razón y ahora forman parte de nuestra identidad, todo llegó aquí de cierta forma, todo está acomodado por algo, el olor de nuestro hogar alguien lo escogió y me aterra la idea de pensar que algún día todo será diferente, que quien se encargaba de darle luz a nuestro hogar, a nuestras vidas ya no vaya a estar”, manifestó el artista.

La exposición se divide en dos partes; una con 15 fotografías y la otra es una instalación con la cual el artista recrea la habitación de su abuela.

La exposición ‘Una segunda madre’, se conecta con otra titulada ‘Antologías’, que Emma Omaña presenta en la galería Curaduría, ubicada en Santa Catarina, Nuevo León y que habla sobre la muerte de su madre.

El proyecto es uno de los seis seleccionados de la convocatoria Revisiones de Arte EAP 2022. Nuevas Estéticas Para Nuevas Sensibilidades, lanzada por Conarte a través de la Escuela Adolfo Prieto.

Emmanuel Omaña es artista, nacido en Monterrey (actualmente radicado en Guadalupe, Nuevo León, México), es recién egresado de la Facultad de Artes Visuales UANL, en la carrera de Lenguaje y Producción Audiovisual. Mediante su obra busca crear y explorar diversas narrativas, las cuales nacen desde la necesidad de expresar su sentir; sus piezas hablan sobre la melancolía, la nostalgia, la inocencia, la felicidad o la tristeza, utilizando la fotografía como medio principal.

Al no resultarle tan sencillo expresar sus sentimientos y emociones de una manera física, recurre al arte como recurso de comunicación; en una constante búsqueda por aceptar su propia mortalidad y la de todo ser que le rodea.

Omaña se ha sumergido en la producción artística y la creación de proyectos autorales desde el 2020. Ha expuesto de manera colectiva en varias ocasiones; siendo la primera “¿Qué Dices?” organizada por LC.expos. y en la exposición Imágenes Emergentes 2021 “Distancias Vigentes” formando parte del 19 Encuentro de Fotografía.

Más información en:

https://vhsemma.wixsite.com/emmanuel-oma-a

Si quieres ver el video de la transmisión de este evento, puedes hacerlo dando click aquí.