El último genio

Por: Juan Rodríguez Vega

El 23 de mayo de 2015, cuando regresaba de recibir un premio en manos del Rey de Noruega, en un absurdo accidente automovilístico, junto a su esposa moría el perturbado matemático y Premio Nobel de Economía; John Forbes Nash.

Nació el 13 de junio de 1928, en Virginia, EEUU, hijo de padres profesionales y de muy buen nivel cultural lo criaron para que se creyera mejor que los demás y lo lograron, retraído y egocéntrico, desarrolló una incapacidad para conectarse y entender al resto del mundo.

A los 14 años llegó a sus manos el libro de Eric Temple Bell, ‘Men of mathematics’, esto abrió un súbito interés por los números, participó en el ‘concurso George Westinghouse’ en el que ganó una beca para la Universidad Carnegie Mellon, en la que inició Ingeniería química. Uno de sus profesores descubrió una facilidad notable para las matemáticas y le gestionó una beca para la Universidad de Princeton para el doctorado de matemáticas, su carta de recomendación solo tenía una línea, “Tomen a esta alumno, es un genio”.

En Princeton fue alumno de Albert Einstein y John von Neumann, para impresionar a sus profesores creó un juego matemáticamente perfecto en el cual se basó el ‘HEX’.

Con solo 21 años se doctoró en matemáticas con una tesis tan corta como genial, sobre ‘juegos no cooperativos’ y escribió un genial artículo, Puntos de equilibrio en juegos de ‘N’ personas, en el que definía el equilibrio de Nash. Fue contratado de inmediato por la Fuerza Aérea de los EEUU para su cuerpo estratégico, en 1957 se casó con la salvadoreña Alicia Lardé.

Luego de 2 crisis se le diagnosticó esquizofrenia, tras estar internado durante cincuenta días en el hospital McLean, viajó a Europa, donde intentó conseguir el estatus de refugiado político, aduciendo que era perseguido por agentes comunistas, pero fue deportado a los EEUU. Pasó largos años con internaciones periódicas hasta que rendido por el fracaso de sus tratamientos aprendió a convivir con sus alucinaciones y recuperó su capacidad de análisis, se convirtió en un experto en geometría diferencial y ecuaciones en derivadas parciales, pero su mayor aporte a la matemática son las teorías de juegos de azar y negociaciones económicas por las que recibió el ‘Premio Nobel de Economía’ en 1994.

La escritora Alemana Sylvia Nasar publicó en 1999 la novela ‘A beautiful mind’ y dos años más tarde se estrenó la película ‘Una mente maravillosa’, dirigida por Ron Howard y protagonizada por Russell Crowe basada en la vida de John Nash. La película ganó cuatro Oscar, incluyendo la categoría de mejor película, cundo Nash la vio solo dijo, “la historia no es real, no la filmaron en Princeton, pero lo positivo fue que supo llamar la atención en todo el mundo sobre la esquizofrenia”.

Sus teorías han influido en las negociaciones comerciales globales, en los avances de la biología evolutiva y en las relaciones laborales.

El 23 de mayo de 2015, en Nueva Jersey, cuando regresaba de recibir el Premio Abel a la excelencia matemática, el taxi en el que viajaba sufre un accidente, Nash de 86 años y su esposa Alicia Lardé López-Harrison de 82 años, por no llevar cinturón de seguridad, salieron despedidos del vehículo y murieron en el acto, así se apagaba la vida de ‘El último genio’.

Con permiso de la Pág. de FB.
Efemérides históricas