Destaca relación entre masculinidad y violencia

Omar Méndez Castillo, subsecretario de Protección Integral de la Secretaría de las Mujeres estatal, impartió la conferencia Masculinidades y violencia: reflexión y acción, dentro del programa de la Semana Internacional contra la Violencia hacia la Mujer, en la Universidad de Monterrey

San Pedro Garza García, Nuevo León.- “No hay una masculinidad que no esté asociada a la violencia, regularmente porque somos partícipes de la misma”, afirmó Omar Méndez Castillo, en la Universidad de Monterrey.

El subsecretario de Protección Integral de la Secretaría de las Mujeres estatal afirmó que ‘las estadísticas no mienten’: 9.5 de cada 10 asesinatos a mujeres y a hombres son ejecutados por hombres, lo cual es un indicador de la relación actual entre los conceptos de ‘masculinidad’ y de ‘violencia’.

Méndez Castillo ofreció la conferencia Masculinidades y violencia: reflexión y acción, al mediodía de este miércoles, en la Sala del Claustro Universitario, como parte del programa de la Semana Morada o Semana Internacional contra la Violencia hacia la Mujer, acompañado por Angélica Limón García, docente de licenciatura y posgrado en la Escuela de Psicología de la UDEM.

El doctor en Psicología Social por la Universidad Autónoma de Barcelona señaló que, en el mundo, principalmente en Latinoamérica y particularmente en México, “los hombres nacemos siendo privilegiados, violentos, corruptos y machistas, porque la sociedad nos arropa para que tomemos el ser hombres como privilegio”.

El consultor expuso que el machismo incluye una serie de comportamientos estereotipados de supremacía masculina, de dominio y control, cuyas manifestaciones son diversas y tienen un impacto diferenciado en las personas a quienes se dirige.

Y estos comportamientos, indicó Méndez Castillo, tienen su origen en un pacto patriarcal que implica la alianza entre hombres por mantener los modelos hegemónicos de relaciones, el hostigamiento y el rechazo colectivo de lo considerado como femenino.

Ante esta problemática, continuó, la propuesta actual son las masculinidades plurales, lo que significa que hay diferentes maneras de asumir ser hombre y diferentes maneras de entender los estereotipos de género, desde lo masculino.

Méndez Castillo advirtió sobre la necesidad de referirse a las masculinidades menos violentas simplemente como ‘reflexivas’; pidió no ver este proceso como una ‘deconstrucción de la masculinidad’ y, para fines más ilustrativos y lúdicos, pensar en ‘machos en rehabilitación’.

“Donde hay un macho que ejerce su machismo, a veces se da cuenta, a veces no se da cuenta; él va toda su vida, en el mejor de los casos, intentando rehabilitar esas conductas que se reproducen a veces de manera inconsciente y otras, conscientemente”, explicó.

Pero dejó en claro que aquel que ha estado trabajando en grupos de masculinidades, de reflexión o va terapia no tiene el derecho de sentirse con una superioridad moral para señalar a quienes no lo han hecho.